'Di todo lo que tenía'; Federico Vilar anunció su retiro

El ahora exarquero desarrollará un proyecto en su barrio natal y buscará ser DT

El gusto que volvió a disfrutar este semestre por sentirse útil fue el factor que llevó a Federico Vilar a decir adiós del futbol.

Luego de una llegada a Xolos donde el físico le costó trabajo, el arquero anunció su retiro este martes, con 39 años de edad y 18 de carrera.

Surgido de Boca Juniors, picapiedra del futbol mexicano en Zitácuaro y Acapulco, campeón con el Atlante –club que le llevó al título del Apertura 2007, ser seleccionado argentino y disputar un Mundial de Clubes–, el arquero viajará a su país para dedicarse por un tiempo de lleno al Club Argentino Rojas que lo vio nacer, a manera de agradecimiento.

"Siento que nunca me voy a ir de México, más allá de que me voy ahora a radicar un tiempo a Argentina, es un vínculo que no se va a romper nunca porque estaré yendo y viniendo", expresó a Mediotiempo minutos después de la conferencia de prensa en la que anunció el adiós.

Federico Vilar

"A su vez estaré estudiando y preparándome para un futuro y ver si en determinado momento me puedo desarrollar como director técnico".

La decisión la meditó desde un año atrás. Incluso pensó que el Clausura 2016 sería el último, pero accedió a jugar otro porque lo convenció el Piojo Herrera.

"Miguel me convenció para que siguiera uno más, me dijo que podría serle útil a su equipo, seguimos luchando y gracias a Dios se dio un buen torneo, creo que pude revertir la imagen acá en Xolos y llegando al final del torneo la decisión estaba prácticamente tomada, era esperar el momento justo para hacerlo y creo que hoy lo es", explicó.

A pesar del momento emotivo, el guardameta se dijo tranquilo y feliz. Sensible por momentos, al recopilar muchas imágenes, tanto positivas como negativas.

“Hay abrazos, hay emociones con la familia, con los compañeros después de un triunfo que jamás se van a olvidar. Esos pequeños detalles con como la vida misma que te van dando muchas satisfacciones, aprendizajes, es todo lo que el futbol a mí me dio", añadió.

"Pero más allá de todo eso también es importante tener cosas por las cuales luchar a partir de ahora y no solo quedarse con lo hecho".

Federico hizo un recuento de sus pasos por el futbol mexicano y no dudó en declarar su amor al Atlante, primer equipo de Primera División del futbol mexicano y en el que vivió sus mejores años y se convirtió en ídolo, no sólo por sus atinadas atajadas, sino por marcar algunos goles en tiro libre y, lo más importante, ser pieza fundamental en el campeonato del Apertura 2007.

 

Federico Vilar también jugo para el Atlas del Guadalajara

"Llegar al Atlante fue mi primera gran prueba. Que me viera jugar mi abuelo, ser campeón y seleccionado argentino. Atlante representa mucho en mi vida, está luchando por regresar al lugar que se merece, pero se dio de esta manera y agradecido", comentó. 

Tras su paso por los Potros, Vilar fue a Monarcas, donde ganó la Copa MX del Apertura 2013, para luego emigrar al Atlas, que se peleaba el descenso contra el equipo de sus amores, Atlante. 

"En Atlas estuvo a prueba mi profesionalismo, pelear el descenso con el club de mis amores fue durísimo", recordó. 

Por último, se dio el tiempo para agradecer a todos los que influyeron para que pudiera triunfar como futbolista.

Con información de Record y Medio tiempo

Tambien te puede interesar