Actualizado: 24/10/2014 13:29:20
EDITORIALES(VIEJO)
Ciro Gómez Leyva
¿QUIÉN MÁS SE VA A IR A LA CHINGADA?
Ya sabemos que Andrés Manuel López Obrador se irá a la chingada si pierde en julio. ¿Quiénes lo acompañarán en el viaje?

Me he referido en los últimos años a la generación del fracaso. La del encono, la revancha. La del pobre crecimiento económico, los monopolios, el cierre de empresas, los secuestros, las extorsiones, los decapitados, el desplome educativo, la falta de agua, el marasmo tecnológico. Legislativamente mediocres, cobardes a la hora de pagar los costos de las reformas que el sentido común pide a gritos. No imaginan, no concretan.

¿A dónde se marcharán sus miembros más representativos? Curioso, sólo los tres más notables en activo han perfilado un destino. López Obrador se va al carajo, o a una finca, da lo mismo. Felipe Calderón adelanta un exilio… de La Chingada. Manlio Fabio Beltrones advierte que no le interesa estar en el eventual gabinete de Enrique Peña Nieto ni regresar a un curul en San Lázaro.

¿Y los demás? ¿A dónde irá Beatriz Paredes si vuelve a perder en el DF? ¿Y la maestra Elba Esther Gordillo si su partido se consolida en un miserable dos, tres por ciento? ¿Y Santiago Creel, los Chuchos, los Encinas, Chuayffet, Gamboa, Rojas..?

Las elecciones de julio podrían tener la virtud de marcar la frontera generacional, el ocaso de la generación 1997-2012, la del fracaso, la que dilapidó extraordinarias oportunidades. La que, en palabras de Federico Reyes Heroles, ha hecho improductiva la democracia, negado el cambio.

Creo que ocurrirá. Y que sólo los más brillantes, como Beltrones, significarán en el mundo de los Peña Nieto, Ebrard, Mancera, Gil, Cué.

Para los demás, el destino más probable es el desvanecimiento. O, López Obrador dixit, La Chingada.

debate@debate.com.mx