logo-debate
circuloazul GUASAVE
SICÓSIS POR BALACERA- 28/05/2011 6:00:00 VIOLENCIA EN LA MÉXICO 15 DEJA SECUELAS DE TERROR
60320624
> Suspenden clases en El Burrión por temor a enfrentamiento; hay incertidumbre en otras sindicaturas
Guasave, Sinaloa. "Haga de cuenta que era Afganistán, como en la guerra, les gritamos a los niños tírense al suelo", narra un maestro de la primaria Rafael Ramírez en El Burrión, que ayer no tuvo clases pues los papás no enviaron a los hijos por miedo.

El lema de Educación para la vida y la paz que muestra el acceso principal del plantel contrasta con la dura lección de terror que sufrieron los casi 300 niños de la escuela durante el tiroteo y cuyo efecto pegó en todas las familias.

"No hubo clases, nosotros decidimos que hoy no vinieran los niños", dice una madre de familia, quien asegura que vivieron una sicosis incluso mayor que la del 8 de diciembre del 2009, pues no tenían en la casa a los niños, sino en la escuela.

La primaria es de tiempo completo, los niños salen a comer en la mediodía y regresan para salir a las 4 de la tarde. La balacera inició 45 minutos antes de que terminaran las clases y había niños en las aulas, pero también en la cancha en la clase de educación física.

Trabajadores del plantel dicen que fue tanto el pánico que hubo niños que gritaban, lloraban y otros que pasaron una crisis nerviosa al igual que los papás que sacaron a los niños corriendo entre las calles sin importar que en ese momento se oían las detonaciones.

Esta primaria recibió varios impactos en la balacera del 2009, por lo que el temor está presente en maestros, niños y papás.

Son las secuelas de la violencia, de las balas, que aunque no provocaron muertes de civiles, atacaron muy de cerca la mente inocente de los niños y la seguridad de las familias que no durmieron pensando en la posibilidad de otro enfrentamiento.

De acuerdo con vecinos entrada la madrugada y hasta las 8:30 horas escucharon disparos. No hubo clases en la primaria ni en un jardín de niños contiguo a la sindicatura.

En la calle Pino Suárez hay un domicilio que recibió un impacto de bala. Aunque no aparece en el reporte oficial la gente en el lugar habla de una mujer herida y de un tráiler baleado.

> Foco rojo. A la realidad que se vive en El Burrión, que está convertido en una zona de guerra, se suma la inseguridad que enfrenta el corredor de la México 15, desde Juan José Ríos hasta Las Brisas, debido a las muertes y asaltos contra automovilistas, agricultores y comerciantes.

En los primeros cuatro meses del año la violencia alcanzó su nivel máximo por los ataques contra el grupo Élite de la Policía Estatal Preventiva.

El 6 de marzo siete policías estatales murieron durante una emboscada a menos de 5 kilómetros de Guasave, cuando llevaban a un detenido que murió, y hubo otros cinco policías heridos casi al llegar a Walmart.

El 28 de abril frente a la gasolinera de El Burrión y durante un enfrentamiento que inició en Guamúchil murieron dos presuntos sicarios y otro más en la entrada del poblado Cuatro Caminos.

Este hecho generó de nueva cuenta miedo entre habitantes de El Burrión y que se repitió con mayor fuerza en la emboscada que sufrieron el jueves las tres patrullas de la Policía Estatal Preventiva, donde murió uno de los agentes.

La México 15 así es el corredor más peligroso en la zona norte donde no están a salvo ni civiles ni autoridades.

> Tibieza. Pese a la gravedad de los hechos ayer no se observó presencia de la Policía Estatal o de militares en El Burrión y en la carretera federal no hubo la movilización policiaca que se esperaba luego de estos ataques.

Ayer las calles de El Burrión estaban casi desiertas y aún estaban presentes las secuelas del miedo.

En la carretera México 15 se observó en la mañana un grupo de tres unidades con marinos rumbo a Batamote y Ruiz Cortines y en la mediodía tres más del Ejército en la ciudad, pero no se reportaron cateos ni detenidos.

Vecinos de El Burrión denunciaron que el jueves hubo abuso de autoridad de militares durante un fuerte operativo de cateos a viviendas.

Se intentó entrevistar al director de la Policía Municipal, Leocadio Cabrera, pero no estaba en su oficina.

> Cautela. El síndico de El Burrión, Felipe de Jesús Camacho, no estuvo en su oficina por la mañana, pero vía telefónica aclaró que no podía opinar nada sobre este asunto.

En Tamazula el jueves hubo una intensa movilización militar, pero el síndico Everardo Astorga fue cauteloso y se limitó a decir que esto generó miedo, pero se reservó más comentarios.

El síndico de Ruiz Cortines, Eulalio Cerna, María Florecita Quiñónez, de Benito Júarez, y Juan Ramón Lugo Aguilar, de Estación Bamoa, dicen que en sus poblados no se han dado balaceras pero reconocen que la gente ya no sale a las calles en la noche por auto protección.

Coinciden en que las sindicaturas necesitan de más patrullas y de vigilancia.

Falta de patrullas y hasta de alumbrado afecta vigilancia

De acuerdo con los síndicos de Ruiz Cortines, Eulalio Cerna, María Florecita Quiñónez, de Batamote, y Juan Ramón Lugo, de Estación Bamoa, son pocas y en mal estado las patrullas que tienen en las sindicaturas.

Eulalio Cerna dijo que tienen solo dos patrullas pero necesitan al menos dos más, entre estas una para la zona de El Cerro Cabezón.

El síndico de Ruiz Cortines dijo que la comunidad está en tinieblas como "una cueva de lobos", pues no les han dado respuesta con una solicitud de 125 lámparas con recursos del Ramo 33 para los bulevares Diego Martínez y Francisco Ramírez. María Florecita Quiñónez dice que tienen solo una patrulla y está en muy mal estado y que requieren al menos otras dos unidades, pues es una de las sindicaturas más extensas.

Juan Ramón Lugo dice que tienen una patrulla en mal estado, por lo que necesitan que se sustituya por una nueva y se dote de otra unidad a la zona de Estación Capomas.

Iglesia de El Burrión sí hará misa y marcha por la paz

Un llamado a la fe de las familias

Pese a la balacera del jueves la comunidad católica de El Burrión proyecta realizar hoy una misa y una marcha en las calles de la sindicatura para clamar a Dios por la paz. Fue el sacerdote Vinicio Macías quien confirmó que tanto la hora santa, la misa y la marcha siguen adelante.

Dice que van a pedir a Dios la paz en la comunidad, en nuestra sociedad, a implorar " a Dios nuestro Señor por los acontecimientos que hemos estado viviendo en estos días y en este tiempo". Cuestionado sobre la posibilidad de que la gente no asista por miedo, el párroco dijo que con más urgencia necesitamos acercarnos a Dios, pues "es nuestra única esperanza". Opina que es importante que la familia se concientice, se acerque a la fe y se busquen los valores y los buenos hábitos.