logo-debate
circuloazul ESTILO Y VIDA
COMODIDAD- 21/11/2012 16:00:00 UN CUARTO DE BAÑO CÓMODO PARA LOS NIÑOS
66816185
Consejos para que los pequeños puedan bañarse, lavarse los dientes o hacer sus necesidades
Un cuarto de baño cómodo y accesible facilita a los niños mucho su aprendizaje de las rutinas de aseo diario. Con estos consejos será un placer para ellos desde tomar una ducha o baño hasta lavarse los dientes o acudir a hacer pipí al primer aviso…

Si tu casa tiene más de un cuarto de baño y en tu familia hay niños, deja que ellos puedan usar uno en exclusiva. Así podrás organizar mejor el espacio de acuerdo a sus necesidades y facilitarles el acceso a los diferentes sanitarios.

A la hora de decidir los elementos del cuarto de baño o, con mucha suerte, su distribución, ten en cuenta que los niños no lo son eternamente por mucho que nos pese a los padres. Por el contrario, se hacen mayores en un abrir y cerrar de ojos, y puede que te arrepientas pronto de determinados cambios que decidiste cuando eran pequeños.

No obstante, si el presupuesto no es problema, puedes instalar a los niños un cuarto de baño a su medida, incluidos pequeños sanitarios. Cuando crezcan, basta con una ligera remodelación del cuarto de baño: esa es una opción.

Hasta hace poco su uso estaba restringido a colegios, guarderías y parques infantiles, pero los pequeños sanitarios ya son relativamente comunes en las casas hoy día. Es posible encontrar inodoros para niño (altura de 31 cm) de marca Roca a partir de 177 euros, tapa aparte por 53 euros. Se trata de la taza infantil Happening, que va adosada a la pared para que el espacio sea más higiénico. Se puede completar con una serie de accesorios para niños de la misma colección.

En caso de que el sanitario sea de tamaño estándar, existen adaptadores de taza para niños. Algunos de estos reductores de WC incluso son plegables (precio entre 10 y 12 €), para poder transportarlos y llevarlos a cualquier sitio donde el pequeño pueda sentir súbitamente ganas de acudir al baño.

Si no quieres hacer adaptaciones tan drásticas en el cuarto de baño, entonces tendrás que hacerte con algunos elementos que faciliten el uso adecuado del espacio a los niños. Imprescindible un taburete para acceder al lavabo, tanto a lavarse las manos como a cepillarse los dientes. Tiene que ser un elemento ligero, pero a la vez muy estable. De esa forma aseguramos que puedan moverlo sin dificultar, al tiempo que minimizamos el riesgo de que se caigan. El escalón Försiktig de Ikea cumple la función de forma excelente por sólo 2,99 euros, ya que dispone de un dibujo antideslizante en la superficie, y también de patas que impiden el deslizamiento. Para los más pequeño el taburete Bolmen (5,99 €) puede ser más funcional, y tiene los mismos mecanismos antideslizantes que el anterior.

No obstante, es posible encontrar en el mercado muchos modelos de taburetes de baño específicos para niños. Incluso hemos encontrado un modelo musical, el taburete musical Fisher Price, que emite música durante dos minutos si se pisa sobre la figura del cepillo de dientes (tiempo ideal para un cepillado dental) y de 30 segundos si se pisa la pastilla de jabón (tiempo ideal para lavarse las manos). El precio es de unos 30 euros.

Si estás remodelando el cuarto de baño para adaptarlo a los niños, uno de las dudas que te surgirá será la de decidir entre bañera o plato de ducha. Mientras que para los bebés son más aconsejables los baños, en los que es posible mantener estable la temperatura del agua con mayor facilidad, los niños a partir de 4 años ya pueden tomar cómodamente una ducha, y a partir de los seis años incluso dársela ellos solos con una mínima supervisión por parte de un adulto. A partir de 1.000 euros es posible cambiar la bañera por un plato de ducha con mampara, incluida la retirada de escombro, la instalación de nuevos revestimientos cerámicos donde sea necesario y el montaje.

En cualquier caso, bañera o plato de ducha, conviene adaptar a los niños este espacio: por ejemplo, es imprescindible instalar una ducha con barra deslizante que pueda adaptarse a su altura. La barra deslizante cuesta unos 37 euros, pero los kits que incluyen también la ducha están en torno a los 60 euros. Por 125 euros ya es posible conseguir un conjunto de diseño muy aceptable.

Uno de los accidentes más comunes y peligrosos en los cuartos de baño son las caídas. Nadie estamos exentos de sufrir una, pero los niños, siempre tan activos e impredecibles, pueden ocasionarnos más de un susto. Por eso es necesario incorporar al cuarto de baño elementos que minimicen el riesgo de resbalón. Existen productos antideslizantes para aplicar en el suelo de la bañera o ducha. Se venden en farmacias (Antidex, unos 30 €) u online (Slipfree, unos 70 €). Aunque siempre es posible optar por una alfombrilla de goma (4,50 € el modelo infantil de Ikea, aunque ya las hay antibacterias por 15 euros) o por pequeños apliques de goma antideslizante con dibujos infantiles con la misma función. Lo importante que tengan unas buenas ventosas que se agarren con fuerza a la superficie.