logo-debate
circuloazul INICIO
ECOLOGIA- 08/06/2009 SINALOA TIENE ONCE ESPECIES EN RIESGO
44578666
44634965
44634967
El daño a animales protegidos se castiga hasta con nueve años de prisión
Al menos once especies animales en peligro de extinción se encuentran a lo largo del estado.

El armadillo, el tigrillo, el jaguar, el puma, la iguana y la tortuga marina son animales que protege la Profepa mediante operativos y revisiones permanentes.

De igual manera, aves como la guacamaya verde, el perico atolero, perico frente naranja, loro cabeza amarilla y cotorro frente roja aparecen en el listado de especies en riesgo.

"El jaguar es una especie muy importante que se encuentra en Concordia, El Rosario, Escuinapa, Cosalá, hasta en Choix se ha visto", comentó Jonathan García, subdelegado estatal de la Profepa.

En cuanto a los principales lugares de arribación de tortugas marinas, García señaló a los poblados de Ceuta, Elota, San Ignacio y La Isla de la Piedra en Mazatlán.

Operativos. Aunque Sinaloa no representa un foco rojo en cuanto al tráfico y afectación de los diversos animales protegidos, estas actividades sí se dan, aseguró el subdelegado.

"Los aseguramientos que se han hecho en los últimos años han sido a traficantes que vienen del sur del país, ya que somos una ruta hacia la frontera".

García explicó que los diferentes cuerpos de policía han actuado en dichas detenciones, ya que la dependencia informa a todas las instancias acerca de lo que está prohibido en relación a la vida silvestre.

De 2008 a 2009, la Profepa ha realizado 15 actuaciones, en las cuales ha confiscado alrededor de 500 aves canoras, según datos de la dependencia.

También se confiscaron 11 escopetas y 8 armas largas, además de una piel de jaguar que está en disposición de la PGR.

Actualmente la Profepa investiga un posible tráfico de caguama en La Reforma.

"Son grandes cantidades, pues se habla de especies completas", declaró Alejandro Camacho, titular de la dependencia en Sinaloa.

Además se confiscaron 16 kilos de carne de tortuga marina en Mazatlán.

Penalidad. La ley contempla multas de 50 a 50 mil salarios mínimos, de 1 a 9 años de prisión o de 300 a 3 mil días de salario a quien cometa cualquier delito ambiental.

"A los infractores se les multa y se les asegura el espécimen prohibido que estaba en su posesión", afirmó el subdelegado.

La Profepa también se ha encontrado con personas que tienen animales protegidos como mascotas, incluso desde hace 20 años.

"Lo que necesitamos ver es que tengan la legal procedencia de la especie o estén registradas ante la Semarnat".

García explicó que las especies decomisadas se envían a estudio, pues al estar domesticadas muchas de ellas no pueden ser liberadas a su hábitat.

Protección. En julio comienza la temporada de anidación de las tortugas marinas, por lo cual la Profepa, en coordinación con la Conam y los comités municipales vigila que estas especies arriben y dejen sus huevos sin problema alguno.

"El producto se deposita en los campamentos tortugueros y se monitorea cuántos son y la posible fecha de liberación", explicó Jonathan García.

La dependencia también se prepara para certificar a los pescadores una vez que se levante la veda, con el fin de que realicen sus actividades siguiendo los lineamientos requeridos.

Apoyo. Se necesita fortalecer las áreas de conservación de los animales en peligro, afirmó Carlos Contreras, dirigente de Ola Verde.

"Nosotros generamos conciencia para preservar estas especies pero deben jugar un papel muy activo los inspectores de la Profepa".

Proyecto. La Semarnat está en espera de recursos para llevar a cabo un programa de protección al jaguar en San Ignacio.

"Vamos a hacer un diagnóstico para demostrar cuántos hay y que la comunidad pueda trabajar en ecoturismo con avistamiento del jaguar", anunció Carmen Torres, delegada estatal de la dependencia.