logo-debate
circuloazul INICIO
INFRACTORES- 28/07/2009 10:00:00 JÓVENES SE PROSTITUYEN EN LA PLAZUELA ÁLVARO OBREGÓN
46571383
46662633
46662638
En este mes 54 sexoservidores han sido llevados a los separos de barandilla
Culiacán,Sinaloa. Cubiertos por la noche varios jóvenes aprovechan la falta de seguridad para ofrecer placeres sexuales al mejor postor.

Sus edades varían. Hay de 20 a 30 años, pero ningún menor. Caminan solos, algunas veces acompañados por la Ruperto L. Paliza, en un vaivén de la Ángel Flores a la Miguel Hidalgo, en la plazuela Álvaro Obregón, justo a espaldas de Catedral.

Algunos visten de mujer, pero sus curvas de hombre los delatan.

Traen sus pantalones pegados, Levi's, blusas de colores de moda, aretes brillosos y se contonean al caminar.

Movimientos sensuales, que a muchos engañan y a otros no, y no les importa, se quedan junto a ellos... a platicar.

Al tenerlos cerca uno se puede dar cuenta de sus rasgos de hombre. Su olor a perfume caro y el maquillaje con que cubren sus rostros rasurados, no es suficiente.

Aunque la mayoría de ellos viste de hombre, algunos llevan un poco de polvo en el rostro y los ojos delineados.

Pero todos con el mismo vaivén, en busca de clientes, de una persona con quién pasar la noche.

Un cuidador de autos señaló que ellos llegan entre las 21 y 21:30 horas.

Sus clientes llegan en taxis y autos de nivel medio. Uno que otro de modelo reciente. En su mayoría son personas maduras, hombres de entre 35 a 50 años de edad, que llevan una doble vida.

"El servicio sale en 300 pesos, que es sexo puro sin besos ni nada, y el completo, de 500 a 700 pesos, además el solicitante tiene que regresar al sexoservidor donde lo recogió..." señaló uno de los jóvenes, que no dio su nombre.

Al no haber negocio, se retiró.

Sin ley. En el Tribunal de Barandilla del Ayuntamiento señalaron que en ninguna parte del Bando de Policía y Buen Gobierno aparece una sanción por ejercer la prostitución en la vía pública.

En el reglamento antes citado hay un artículo que se le parece, y es realizar actos sexuales en tránsito común: artículo 53, fracción Séptima.

Cuando los elementos preventivos detienen a un joven prostituyéndose, lo pasan con el juez para saber cómo adecuar la sanción, se informó en el Tribunal de Barandilla.

La pena máxima para un sexoservidor es de 5 a 20 salarios mínimos y el arresto pudiera ser de 11 a 26 horas.

Si éstos son menores de edad no se les encierra, pero sí se les cobra una multa.

Detenidos. La Dirección de Seguridad Pública indicó que durante 2008, 92 personas fueron detenidas por ejercer la prostitución en la vía pública, de los cuales cinco eran menores.

En lo que va del presente mes se ha arrestado a 54 sexoservidores, cinco de ellos menores.

En la dependencia de seguridad afirmaron que actualmente no hay un operativo específico en contra de las personas que ejercen la prostitución en la vía pública.

Agentes preventivos manifestaron que en el periodo de Aarón Irízar se creó un operativo denominado Bares y cantinas.

El objetivo de este programa era recorrer los fines de semana estos lugares, en busca de personas que portaran algo ilegal, y de quienes ofrecían sexo sin algún permiso del Ayuntamiento.

La operatividad. La prostitución en la plazuela Álvaro Obregón es un secreto a voces.

Varias personas que frecuentan el lugar afirman ser testigos de esta actividad, la cual es principalmente masculina.

"Como a las 11 ó 12 de la noche me ha tocado verlos, son muy obvios", asegura Gisela Castelo, empleada de un café situado en la plazuela.

La trabajadora explica que estas personas se reúnen afuera del estacionamiento a contraesquina de la Catedral o se sientan en las bancas del parque.

Gisela ha visto cómo se suben a los automóviles de los supuestos clientes, e indica que incluso acuden al café donde ella labora.

"La clientela ha bajado más de la mitad porque mucha gente se molesta, es que aquí es un lugar familiar".

Tres años tiene Gisela trabajando en el establecimiento, y dice que desde entonces se da cuenta de la actividad que se lleva a cabo.

"Son varios, antes eran más, pero ahora son una bolita como de 10 jóvenes".

Uno de los asiduos a la plazuela afirma que alguien maneja a estos sexoservidores, mas no se atreve a revelar su identidad, pues asegura que este individuo tomará represalias.

Mafia. Una persona que está dentro de la Red de Democracia y Sexualidad de Culiacán, revela que un joven que presta esos servicios en la plazuela le hizo una denuncia al respecto.

"La policía los soborna para no detenerlos, les piden tener relaciones, pero ellos no quieren decirlo por temor".

El entrevistado indica que la información se la dio un estudiante que viene de otra ciudad, quien se dedica a la prostitución para solventar sus gastos económicos.

"Hay toda una mafia, les hablan a los muchachos y les dicen que vayan a tal hora a tal lugar y que ahí los va a recoger alguien".

El miembro de la red asegura que su organización quiere poner una denuncia formal, pues son muchas violaciones a derechos humanos las que hay entre las mafias y los policías.

Detenidos. El área de Inspección y Vigilancia del Ayuntamiento retiró a 27 sexoservidores que ejercían en la vía pública, señaló Luis Martín Salcedo, jefe de este departamento.

Lo anterior se dio en operativos realizados a finales de 2008 y principios de 2009 en la plazuela Álvaro Obregón y el mercado Rafael Buelna, en el centro.

También se atacó a la prostitución detectada afuera del Issste y en la colonia Nuevo México.

Estas personas fueron remitidas al juez de Barandilla y se les cobró la sanción correspondiente.

"La única ventaja positiva es que logramos que sean revisados físicamente tanto de laboratorio como de ginecología", declaró el servidor público.

Salcedo afirmó que en el mismo operativo se retiraron todas las fotografías de sexoservidoras que aparecían en anuncios de los periódicos.

Sin embargo, el funcionario coincidió con la Dirección de Seguridad Pública al declarar que el problema no se ha atacado de manera focalizada en los últimos meses.

Otro problema. Algo que no le gusta a Rosa González, empleada de una tienda en la plazuela, es la drogadicción que hay en el lugar.

"Como de las 6 de la tarde en adelante se ponen a fumar afuera, se juntan varios".

La trabajadora manifiesta el temor que le da salir en la noche con la presencia de estas personas.

"Les hemos echado la patrulla, pero la policía no hace nada; vienen pero aquí sigue esa gente".

La administradora del lugar comenta que los infractores, incluso, se han metido al establecimiento a molestar a las empleadas.

Esto ha ocasionado que las muchachas se asusten y no quieran volver a trabajar en el lugar.

"Juntamos firmas en todos los establecimientos de aquí y mandamos un escrito a la Secretaría de Seguridad Pública, pero las autoridades nunca han hecho caso".