Alumnos aprenden el ABC con el peligro de caerles el techo

El Ayuntamiento de Mocorito, Sinaloa, comenzó a demoler parte de las aulas de la escuela en la comunidad El Progreso, pero no terminó el trabajo
 

Mocorito, Sinaloa.- La primaria Enrique González Martínez, de la comunidad El Progreso, Mocorito, tiene al menos dos aulas que datan del año 1953, las cuales están a punto de derrumbarse por su deterioro.

Fotos: Caleb Melendres / EL DEBATE

El ayuntamiento de Mocorito desde hace dos semanas inició los trabajos de demolición pero solo acudió un día, dejando la labor sin finiquitar y algunas varillas expuestas, aumentando el peligro para los estudiantes.

El director del plantel, Cristian Méndez Ruiz, comentó que desde hace dos ciclos escolares se ha estado haciendo la solicitud de ayuda para demoler los salones dañados por el paso del tiempo, en un inicio Protección Civil les dijo que el permiso lo tenía que emitir la SEP para poder actuar.

 

¿Sientes que tus hijos están seguros en la escuela a la que asisten?

Ante ello, se hizo el trámite, y el permiso para derrumbar las aulas viejas se obtuvo luego de que personal de la Secretaría revisara las condiciones en las que están. 

Desde octubre de 2015 se ha estado buscando la ayuda del Ayuntamiento para que se pueda demoler el viejo edifico. 

Fue hasta hace dos semanas cuando personal fue a iniciar los trabajos, sin embargo, solo se derribaron algunas paredes y el techo, dejando además de pedazos de concreto a medio detener y varillas expuestas, también la mayoría sin haberse tocado, por lo que piden que el trabajo sea concluido, pues representa un peligro para los alumnos de la institución.

“No han dado respuesta si van a volver a trabajar, es mucho peligro, porque hay pedazos colgando que pueden caer”.

De igual forma, Patsy Yánez  Rivera, presidenta del Consejo Escolar de Participación Social, comentó la inconformidad de los padres de familia sobre esta situación, pues desde que se obtuvo el permiso de la SEP han estado recibiendo largas de parte del Ayuntamiento; además comentó que en su momento les negaron las máquinas alegando que éstas no servían.

“A nosotros se nos hace más peligro, algunos padres quitaron parte de la varilla para que no se lastimen los niños”, manifestó Patsy Yánez.

¿Tendrá que pasar un accidente para que las autoridades terminen el trabajo?

Alumnos en peligro latente.

Acerca del autor

0 0