0 0

“La medicina es mi vida”: Escárrega Román

Proveniente de una familia humilde, Álvaro Escárrega Román luchó para poder hacer su sueño realidad, que fue la de ser un gran médico
 

“La medicina es mi vida”: Escárrega Román "Alberto Moreno"

Guamúchil, Sinaloa.- “Al paciente hay que tratarlo con amor, la primera inyección se le pone en la puerta, yo voy a cumplir 43 años trabajando y mi mística ha sido siempre  darle a la gente la primera inyección en la puerta, con una pequeña sonrisa, porque ésta es el puente de comunicación”, así lo dio a conocer Álvaro Escárrega Román, quien es uno de los más grandes médicos de Guamúchil.

HISTORIA.
El haberse convertido en  médico no fue cosa fácil para Álvaro Escárrega Román, pues fue a base de esfuerzo, tenacidad y perseverancia que logró su gran sueño. Proveniente de una familia humilde, pero criado en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe por el padre “Panchito”, Álvaro Escárrega al concluir su preparatoria decidió, junto a otros jóvenes en ese tiempo, emprender un nuevo viaje, que de lograrse, cambiaría sus vidas, pues estarían llevando a cabo uno de sus mayores anhelos.

Foto: Alberto Moreno/EL DEBATE

Fue en el año de 1968 aproximadamente cuando el galeno decidió irse a la Ciudad de México con el objetivo de integrarse al Politécnico y así estudiar Medicina, sin embargo, el ser aceptados no fue cosa fácil, pues con anterioridad se hacían dos años de universidad en el estado, pero en México ya eran tres; “estuvimos 18 días aproximadamente haciendo guardia en la ventanilla de la escuela, sufriendo, ahí taqueábamos, hasta que nos dijo el doctor Antúnez: ¿Qué están haciendo ustedes aquí?, los he visto muchos días, por lo que yo me paré y le dije que veníamos de Guamúchil y que queríamos estudiar Medicina, pero me dijo: “Son dos años en la preparatoria y ya está instituido el programa de tres años en la Vocacional en México”.

Ante esto, a decir del médico, al preguntárseles si querían concluir el tercer año en el Politécnico y después integrarse a la carrera de Medicina, él y otros estudiantes decidieron que sí; fue así como se llevó a cabo el inicio de una gran etapa, en donde tuvieron que limpiar carros, vender burritos y hacer otro tipo de actividades con el objetivo de poder pagar la escuela, pues era poco el recurso que tenían para llevar a cabo el pago del estudio; asimismo, se hacían llamar los ratas de bibliotecas, ya que ante la imposibilidad de comprar libros, los pedían a la biblioteca de la ciudad.

Es importante destacar que el galeno decidió estudiar Medicina luego de un accidente registrado cuando él era pequeño, en donde el tren arrolló a una persona, desmembrándola.

Álvaro Escárrega Román.

LABOR.
Para el señor Escárrega Román su trabajo es su vida, pues gracias a él ha podido ayudar a una gran cantidad de personas, así como a su familia. Señaló que aunque existen cosas difíciles, él en la otra vida le gustaría seguir siendo médico; “nosotros los médicos somos instrumentos de Dios, lo único que hacemos nosotros los médicos es tratar de aliviar al paciente para dar calidad de vida, no curar, yo no curo ni sano a nadie, solamente lo hace Dios. Después de muerto quiero seguir siendo médico en la otra vida, esto es mi vocación, la Medicina es mi vida, gracias a Dios mis hijos todos son médicos”.

Tambien te puede interesar