0 0

Pobreza alimentaria es un calvario para las familias

¿Qué vamos a comer hoy?, se preguntan con preocupación ciudadanos desde la cabecera municipal hasta los rincones alejados 

Guasave. Decenas de familias carecen de seguridad alimentaria y de vivienda.

Guasave, Sin.- Casi todos los días por la tarde llegan 150 pesos al  hogar de Alicia González Santiago, producto del trabajo de albañilería de su hijo, y que debe alcanzar para que ella, su esposa y sus dos hijos coman los tres alimentos al día, puedan pagar agua, luz y gas. Sin embargo los alimentos son los que más se escasean llegando a pasar hasta más de un día sin probar bocado.

“Por Dios santo que mi Virgencita me parta por la mitad si estoy echando mentiras, a veces ni para un kilo de tortillas tenemos”, contó Alicia mientras acomodaba a su nieta Valentina de ocho meses en el viejo portabebé. 
Todos los días se hace la misma pregunta, ¿Qué vamos a comer hoy?, teniendo tan poco y con hambre en cinco bocas, algunas veces en el desayuno cuando más les alcanza el dinero pueden comer huevos, pero cuando no, lo que haya es bueno.

De comida, frijol, sopa o arroz. “Es muy estresante amanecer y saber qué tanto nos va a alcanzar para la comida,” comentó. 
Aun cuando hacen el esfuerzo para que los niños no resientan las necesidades, Alicia agregó que siendo niños y con su inocencia siempre están en el deseo de comer alguna paleta o un chocolate pero cae la noche y la promesa de comprársela termina, “yo les digo espérense más tarde, pero mentiras, con engaños uno lleva a los niños ya hasta la cena, porque ¿de dónde?,” comentó.  

Acomodo. En un espacio de cuatro por cuatro metros tienen una cama, una mesa en la que comen, agua para beber y un abanico.

Coneval
Sin embargo el caso de Alicia y su familia es sólo uno más de los que se encuentran en la colonia Malova en Guasave, la cual surgió luego de que decenas de desplazados se asentaran con casas de cartón, lámina y tablas.

Aun cuando la región es considerada el Corazón Agrícola de México no sólo quienes viven en las comunidades padecen la falta de alimentos, ni quien no logró estudiar un carrera universitaria, el problema alcanza incluso a quienes tienen un trabajo estable y familia. Según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social se marca una línea de bienestar mínimo con sólo alimentación en mil 334 pesos mensuales por persona, y dos mil 702 pesos como línea de bienestar urbana, que incluye también otros gastos.           

Baño. En un baño antiguo fuera del cuarto donde se resguardan realizan sus necesidades fisiológicas. 

Así, el ingreso diario que debe tener una persona que se sostenga a sí misma y a una más es de 89 pesos si sólo vive de alimentos, o bien, de 180 pesos si puede cubrir los demás gastos en el ámbito urbano. 
En otras palabras: en nuestro salario mínimo actual de 73 pesos hacen falta otros 16 para no morir de hambre, y 107 pesos para alcanzar un nivel mínimamente  digno  de  bienestar.

Organismos
Germán Valenzuela, presidente del Banco de Alimentos en Guasave, señala que este año el incremento de despensas y la repartición de apoyos ha reflejado la problemática alimenticia de la región, donde dijo, nuevas personas aún con trabajos estables deciden acceder al apoyo de las despensas que otorga el organismo con una cuota mínima de 35 pesos para sobrellevar la falta de recursos con el salario mínimo. “Nosotros tratamos de llegar a la mayoría de las personas que se pueda, pero claro que siempre rebasa la situación que se vive,” agregó. 

Los desplazados en la colonia Malova.

A pesar de ello el director General de Planeación y  Desarrollo Social en Guasave Rómulo Félix Ibarra señala que la población no ha rebasado los indicadores que los coloquen en nivel de extrema pobreza. Recalcó que las condiciones de la región no han permitido que se llegue a situaciones como las que ocurren en Oaxaca, Chiapas o Guerrero. 

Sin recursos para el gas, familias cocinan con leña o madera.

Indicó que los apoyos llegan en su mayoría para el beneficio de comunidades grandes y cuando se trata de apoyar directamente a las familias se hacen estudios precisos para comprobar la severidad del grado de necesidad. 
“Nosotros trabajamos con lo que es obra pero a su vez en el caso de la alimentación apoyamos con la creación de comedores comunitarios otorgando el espacio listos para que trabaje el DIF por ejemplo,” añadió.

En las sindicaturas sobreviven con maíz en tortilla.

Hasta el 2015 el Segundo Informe de Gobierno del presidente municipal Armando Leyson Castro estipula que se benefició en alimentos a tan sólo 778 familias, sumando a un total de dos mil 477 personas en los 30 espacios de alimentación a cargo del DIF Guasave.

La influencia del cambio climático en la producción de alimentos

Este año la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura estipuló para hoy en el Día Mundial de la Alimentación el lema “El clima está cambiando y la alimentación y la agricultura también,” que destaca que uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático es la seguridad alimentaria.

Las personas más pobres del mundo muchas de las cuales son agricultores, pescadores y pastores están siendo las más afectadas por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima. Agrega que la producción agrícola debe aumentar en un 60 por ciento para el 2050 con el fin de alimentar a una población mayor.

Tambien te puede interesar