0 0

"Cuando llegue mi papá habrá fiesta"

Cada día Omar Berrelleza Palma se levanta con la esperanza de que su padre vuelva y entre por la puerta.

Imagen de cinco de los once pescadores desaparecidos en mayo del 2015

Choix.- “Es muy difícil vivir sin mi papá y el día que venga le haremos una fiesta” Omar Berrelleza Palma, de cinco años, quien es hijo de Miguel Berrelleza Izaguirre, uno de los once pescadores desaparecidos hace un años 6 meses.

Él todavía no entiende el motivo por el que su padre no ha regresado y menos porque en Navidad no llegaron los regalos.
El infante se refiere al tráiler con caja de pipa y unos tenis del número 20 para ir al kínder y después poder jugar con sus amigos en el patio de su casa o en las faldas de los cerros, como es la geografía de la comunidad El Mezquite Caído.

 Se le ‘parte’ el corazón

Cada día Omar Berrelleza Palma espera el regreso de su papá


Vestido con un short color negro, a rayas blancas y una camisa roja, platica que extraña mucho a su padre y está seguro que un día volverá. Omar Berrelleza es un poco tímido al estar charlando con los reporteros. A veces que disfruta a su mamá todo el día cuando ella no tiene que salir a trabajar en la cosecha de ajonjolí, en programas de empleos temporal implementados por el gobierno municipal de Choix o en la cosecha de arándanos en el municipio de El Fuerte. Cuando su mamá trabaja en el arándano, es una jornada extenuante; la salida es de madrugada y el regreso es en la noche; prácticamente es poco tiempo para convivir con su ser querido Guadalupe Palma Castillo. Incluso, comenta que a veces cuando llegaba su madre, él estaba dormido y la miraba hasta el día siguiente. La situación económica de la familia es precaria y otros familiares les ayudan cuando hay posibilidad. Ellos también reciben una despensa mensual que les envían por medio del Gobierno del Estado y en algunas ocasiones se atrasa.


El más grande deseo de Omar Berrelleza Palma, quien recalca que esta Navidad será diferente, pero lo que más quiere es el regreso de su papá.

14 horas después de que salieron de Sinaloa se informó de la desaparición.
El reloj marca las 16:40 horas. Cinco niños andan jugando en el patio principal de una casa en Las Colmenas, Choix, de donde el 3 de mayo se despidieron de su mamá los hermanos Abel Antonio Lastras Berrelleza, de 21 años, y Josué Everardo Lastras Berrelleza, de 15 años. No hay un solo día en que la madre de los jóvenes mire hacia la puerta y los vea llegar.

“Solamente Dios sabe que volverán por esa puerta. Uno de mis hijos ya había ido a trabajar en el corte de la uva y regresó”.

De pronto se queda seria y sus ojos se inundan de lágrimas y todo queda en silencio. Ya nadie más habló sobre los dos hermanos que no han regresado a Las Colmenas, en la zona serrana de Choix.

Tambien te puede interesar