0 0

Defensores públicos, con bajos sueldos

Nuevo Sistema de Justicia Penal. Con la nueva forma de procuración y administración de justicia  se pensó que su situación iba a mejorar, pero no fue así

En pequeñas oficinas laboran los defensores públicos.

Los Mochis, Sinaloa.- La labor del defensor público en el Nuevo Sistema de Justicia Penal no es nada fácil y mucho menos bien remunerada, toda vez que quienes la ejercen perciben sueldos de 3 mil pesos a la quincena y no cuentan con unidad oficial ni mucho menos apoyo para gasolina, por lo que los 71 defensores públicos que laboran en el estado tienen que trasladarse por sus propios medios a las sedes regionales de Justicia Penal Acusatoria y Oral en Sinaloa.

Tan sólo en la zona norte los defensores públicos cuando acuden a las audiencias programadas en la Sede Regional de Justicia tienen que recorrer casi 30 kilómetros, lo que representa un gasto en gasolina que merma en gran medida sus percepciones. Las condiciones laborales de los defensores públicos son las mismas en la zona norte, centro norte y sur del estado.

El trabajo se triplicó y los apoyos que supuestamente aterrizarían en todas las áreas de la procuración y administración de justicia, principalmente la mejora salarial, no los recibieron los defensores públicos.
Aunque la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la Ley de la Defensoría Pública del Estado de Sinaloa prevén en su artículo 17 y 11, respectivamente, que las remuneraciones de los defensores públicos no podrán ser inferiores a las que correspondan a un agente del Ministerio Público, los primeros reciben percepciones de 6 mil pesos mensuales y los segundos poco más de 20 mil pesos.

 

¿A qué crees que de deba la disparidad de sueldos?

 

En el caso de los defensores públicos federales, quienes dependen del Consejo de la Judicatura Federal, perciben un salario de casi 40 mil pesos mensuales. Los 10 defensores públicos adscritos al Nuevo Sistema de Justicia Penal Región Norte trabajan hacinados en una oficina de 4x3.85 metros, sin aire acondicionado, cuentan sólo con dos computadoras y unos pequeños archiveros que no alcanzan para la documentación y Carpetas de Investigación con que cuentan.

“No tenemos privacidad. Hay personas de escasos recursos que acuden con nosotros a pedirnos asesoría legal y no se sienten en confianza, sobre todo en casos donde se denuncian abusos sexuales y violencia familiar. Tenemos que salirnos y dejar solamente a uno de nosotros para que atienda a esa persona; las instalaciones no son las adecuadas”, comentó uno de los defensores públicos que labora en la zona norte del estado y que pidió se reservara su identidad por temor a perder su trabajo o ser removido a otra área, como sucedió con una defensora.    

Piden lo justo.
Las condiciones laborales de los defensores de oficio los han orillado a trabajar bajo protesta, pero con el mismo profesionalismo y entrega que lo han hecho para ayudar a quienes requieren de su apoyo.
“Pedimos solamente lo justo. No tenemos nada en contra del Gobierno del Estado, pero queremos que volteen a ver las condiciones en que laboramos y nos apoyen. Se nos dijo que entrando el Nuevo Sistema de Justicia Penal nos iban a mejorar nuestras percepciones y ya llevamos 1 año y tres meses esperando.

Nosotros tampoco contamos con un seguro de vida, lo que sí tenemos es servicios médicos, pero yo creo que no se han dado cuenta de ello y por eso no nos lo han quitado”, comentó otro de los defensores públicos entrevistados y que también pidió se omitiera su nombre por temor.

“Enemigo en casa”.
“Los defensores públicos y agentes del Ministerio Públicos del Fuero Común dependen de un mismo patrón al cual no le conviene que los primeros estén bien preparados y remunerados porque sería como tener el enemigo en casa, y la Procuraduría General de Justicia perdería muchos juicios”, consideró el abogado Octavio Cota Peraza. Martín López Félix, expresidente del Colegio de Abogados “Roberto Pérez Jacobo”, fue más allá y señaló que el gobierno federal destinó muchos recursos económicos para la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal con el objetivo de acabar con la corrupción y la impunidad que había en el sistema tradicional de justicia, pero si no se atiende el problema que están viviendo los defensores públicos y tal vez en otras áreas, difícilmente se erradicará esta vieja práctica.

“Si hay buenos sueldos y prestaciones laborales para que la gente cumpla con las necesidades apremiantes de su familia, seguramente estarán más lejos de la tentación y la corrupción, pero a poco más de un año de que se implementó el Nuevo Sistema de Justicia Penal vemos que no se ha prosperado en ello, los problemas siguen y habrán de continuar si las autoridades no mejoran los salarios que tanto planteó el gobernador Mario López Valdez en eventos que se realizaban para promover la nueva forma de procuración e impartición de justicia”.

El salario es diferente.
Respecto al caso de Diana Marissa Cárdenas Martínez, coordinadora de la Defensoría Pública, manifestó que actualmente son 71 defensores públicos que trabajan en el estado y los sueldos de cada uno varían porque tienen asignadas distintas aéreas laborales como administrativos, de confianza, entre otras. Además que el salario se basa en el presupuesto estatal.

Sin respuesta.
“Supimos que no iba a haber una homologación de sueldos, sino que nos iban a doblar la quincena, este 15 de septiembre, pero esto no sucedió. Según ganaríamos 6 mil pesos cada quincena y no pasó nada. Nos quedamos esperando y no han cumplido en la Secretaría de Gobierno”, dijo una defensora pública de Culiacán, quienes ya no se han manifestado porque temen represalias de parte de sus superiores. Otros ya han empezado a desistir en sus exigencias.

Abogados laboran con poco sueldo y mucho trabajo

Carlos Valle Saracho

Los defensores públicos del estado laboran con muchas carencias y simplemente para desplazarse a las instalaciones de la sedes regionales de Justicia Penal Acusatorio y Oral en Los Mochis, Angostura, Culiacán y Mazatlán tienen que poner el combustible de su propia bolsa, dio a conocer Carlos Roberto Valle Saracho, presidente de la Federación de Abogados de Sinaloa. Respecto al salario, mencionó que aproximadamente son siete mil pesos los que perciben mensualmente los defensores públicos por prestar sus servicios legales a las personas que no cuentan con los recursos económicos para cubrir los honorarios.

El abogado recalcó que en ocasiones los defensores públicos tienen que esperar dos horas o más para poder entrar a una segunda audiencia debido a que no les alcanza la gasolina para estar yendo y viniendo en su propio vehículo.

Además, las carpetas de investigación que tienen ellos son muchas y las van sacando poco a poco. “El gobierno estatal no puede aumentarles el sueldo a los defensores públicos si el Congreso del Estado de Sinaloa no lo autoriza en una iniciativa aprobada”.

Valle Saracho dijo que es necesario que los defensores públicos tengan mejores prestaciones como los defensores públicos federales.

Con la entrada en vigor del nuevo Sistema de Justicia Penal se pensó que la condiciones laborales de los defensores públicos mejorarían, como sucedió con los agentes del Ministerio Público del Fuero Común, peritos y personal administrativo, pero la realidad es muy distinta. Los defensores públicos fueron relegados por la Secretaría General de Gobierno no sólo en lo que se refiere a aumento salarial, sino también en capacitación, situación que los deja en desventaja al prestar sus servicios legales en los casos que se judicializan.
El abogado y catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa Milton Ayala Vega considera que esta situación claramente se realizó a propósito “porque los agentes del Ministerio Público y los defensores públicos tienen un mismo patrón y a este no le convendría que los primeros salieran derrotados en cada uno de los juicios que se lleven a cabo.
¿A los defensores públicos realmente se les capacitó para la labor que deben realizar en el nuevo Sistema de Justicia Penal?
No. A los agentes del Ministerio Público, peritos y elementos de las distintas corporaciones y de otras áreas se les preparó con mucho tiempo de anticipación, y la información que tenemos es que aquí en la zona norte se envió solamente a un defensor público a capacitarse, para que este posteriormente preparara a sus compañeros. Se dijo también que se les iba a homologar el sueldo con los agentes del Ministerio Público y es hora que esto no sucede.

“No quieren darle armas al enemigo” 

Con la entrada en vigor del nuevo Sistema de Justicia Penal se pensó que la condiciones laborales de los defensores públicos mejorarían, como sucedió con los agentes del Ministerio Público del Fuero Común, peritos y personal administrativo, pero la realidad es muy distinta. Los defensores públicos fueron relegados por la Secretaría General de Gobierno no sólo en lo que se refiere a aumento salarial, sino también en capacitación, situación que los deja en desventaja al prestar sus servicios legales en los casos que se judicializan.

El abogado y catedrático de la Universidad Autónoma de Sinaloa Milton Ayala Vega considera que esta situación claramente se realizó a propósito “porque los agentes del Ministerio Público y los defensores públicos tienen un mismo patrón y a este no le convendría que los primeros salieran derrotados en cada uno de los juicios que se lleven a cabo.

¿A los defensores públicos realmente se les capacitó para la labor que deben realizar en el nuevo Sistema de Justicia Penal?
No. A los agentes del Ministerio Público, peritos y elementos de las distintas corporaciones y de otras áreas se les preparó con mucho tiempo de anticipación, y la información que tenemos es que aquí en la zona norte se envió solamente a un defensor público a capacitarse, para que este posteriormente preparara a sus compañeros. Se dijo también que se les iba a homologar el sueldo con los agentes del Ministerio Público y es hora que esto no sucede.

¿Por qué cree que a los defensores públicos no se les ha dado el apoyo suficiente como a los agentes del Ministerio Público del fuero común?
Muy sencillo: si a los defensores públicos se les capacitara y pagara bien, se tendría a un fuerte rival en casa, es por ello que no quieren darle armas al enemigo. 

Yo considero que los defensores públicos deben ser autónomos, ellos no cuentan con peritos, vehículos ni agentes investigadores como los agentes del Ministerio Público, lo cual los deja en una clara desventaja en los casos que se judicializan.

Está muy claro que el apoyo es a un solo lado porque un agente del Ministerio Público gana más de 20 mil pesos al mes y el defensor público solamente 6 mil pesos, y en el área federal el defensor público gana casi 40 mil pesos mensuales, además de las prestaciones. A ellos se les dan todas las facilidades para obtener una vivienda y vehículo nuevo.

Ojalá y Gobierno del Estado voltee hacia los defensores públicos y les dé el apoyo que se merecen para que realicen su labor. Con el nuevo Sistema de Justicia Penal se les triplicó el trabajo, el cual lo desarrollan de manera profesional en el estado.

Tambien te puede interesar