0 0

Las osamentas humanas estaban en una lona

Las Rastreadoras de El Fuerte encontraron indicios de cuerpos enterrados en una fosa clandestina tras ocho días de búsqueda en la Ferrusquilla

El cráneo de una víctima tenía todavía pegada cinta industrial plateada.

Los Mochis, Sinaloa.- No podían dejar el lugar sin encontrar a los que fueron a buscar y exactamente a las 14:34 horas de ayer, en un predio de la colonia Ferrusquilla, vislumbraron unos huesos cuando la retroexcavadora, que había metido el brazo metálico junto al dren por más de 80 metros, sacó a la superficie el montón de tierra en donde iban los restos humanos.

Insistían.
El lunes habían apenas comenzado los trabajos de excavación con ayuda de una máquina ya que en días  anteriores solo se recorrió el terreno superficialmente sin hallar indicios de alguna fosa clandestina. Sin embargo, las féminas no se alejaron y seguían explorando la zona porque ahí algo les decía que había por lo menos cuatro cadáveres.

No se dieron por vencidas y bajo tal insistencia perseveraron y localizaron antier algunos huesos. No obstante, una vez analizados estos, se descartó que se tratara de piezas humanas, sino que eran de animales. Tras este hallazgo que les había dado esperanza, continuaron con ímpetu el día de ayer la excavación bajo cierta incertidumbre, la cual desapareció cuando, luego de haber raspado y excavado en el sitio casi 80 metros paralelo al dren, detectaron huesos humanos, ropa y calzado, además de un bulto sospechoso envuelto en una lona plástica de color azul.

Objetos encontrados.
Un hedor característico de estos hallazgos se tomó como señal de que se trataba de la fosa que buscaban. El cráneo parecía estar completo, sin lesiones por impacto de algún proyectil de arma de fuego; sin embargo, alrededor de esta osamenta se observaba una cinta adhesiva de color metálico. Se pudo ver restos de calzado y piezas de ropa, las cuales consistían en un pantalón totalmente roído por el paso del tiempo.

La descomposición de la prenda no llegó a desintegrarla totalmente siendo visibles en el pantalón semienterrado la marca y talla. Se trataba de un Cestoi talla 9 color azul y la ropa interior dentro de este era un bóxer aparentemente femenino color azul oscuro. También, en otro montículo de piezas óseas, una prenda de ropa aún poseía pedazos reconocibles.

Se trataba de una blusa azul marino. Dos objetos más que se podían ver a simple vista eran una pulsera plástica color negro y lo que parecía ser una tiara femenina color azul que se confundía entre los terrones y basura en el lugar. Poco antes de las 16:00 horas, investigadores de la Procuraduría llegaron y resguardaron el lugar para continuar las labores. Se hallaron dos cráneos completos y huesos que serán sometidos a las pruebas de ADN para su posterior cotejo con la base de datos de desaparecidos y poder identificarlos oficialmente.

Agradecimiento.
Los sentimientos encontrados por el éxito de este hallazgo, contra el dolor de los cientos de pérdidas, era perceptible. Una oración colectiva de las mujeres con las manos unidas calló el ruido producido por las llamadas telefónicas, apagó el ruido de la máquina, selló el infortunado pero ansiado momento, como una solemne acción de gratitud.

Tambien te puede interesar