0 0

"Déjenme, de aquí se ve bien bonito... Allá vive mi mamá"

"Óscar" platicó con los bomberos minutos antes de lanzarse al vacío

"Óscar" momentos antes de quitarse la vida. Foto EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- "Ya bájate, 'Óscar', aquí está el niño y te quiere ver; pero ya bájate, vamos a la casa", le decía una de sus hermanas.

"Óscar" no entendía razón alguna. Su figura y piel morena contrastaba con el azul del cielo y las nubes blancas frente a él.

"Óscar" platicó un par de veces con su hermana. Foto EL DEBATE

Decía a los bomberos: "Déjenme, de aquí se ve todo muy bonito. Allá vive mi mamá (y apuntaba hacia la colonia Valle de Urías), allá donde se ve esa camioneta roja". Y después de cada frase tomaba la bolsa de plástico e inhalaba.

Todo estaba listo para que bajara, pero su decisión era definitiva.

En dos ocasiones platicó brevemente con su hermana, la madre de su sobrino, a quien amaba y por el cual sentía culpa cuando el DIF se lo arrebató por su adicción a las drogas. Ninguna sus hermanas lo convenció y terminó complaciendo a decenas de personas que lo alentaban a tirarse, pues algunos que pasaban le gritaban: "¡Ya tírate, güey!, y contestaba: "¡Súbete para tirarnos juntos!".

Después de muchos minutos bajo el sol, los gritos enmarcaron la trágica escena y así terminó la vida joven que por circunstancias que se ignoran estaba atrapado en las redes de la adicción y el desapego familiar.

Sin apoyo.

Los bomberos y Protección Civil quedaron desprotegidos ante el lamentable hecho.

Los primeros por no contar con el equipo ideal para tipo de casos y los segundos por no recibir el apoyo de la policía de Tránsito para cerrar la avenida por completo a la circulación vehicular, pues la presencia de decenas de espectadores pudo haber convencido aún más a "Óscar" de aventarse.

"Que no hay patrullas de Tránsito, que no mandarán nada". Se comentó entre el personal de rescate. 

Más de un centenar de personas de conglomeraron en el lugar. Foto EL DEBATE

Y es que a la pasada, algunas personas que iban en las cajas de camiones torton lo animaban a tirarse y eso desencajaba el rostro de los rescatistas, pues le echaban más piedras al costal de culpa que cargaba la víctima.

Tambien te puede interesar