0 0

Joven que torturaba y mataba gatos no irá a la cárcel

El acusado fue vinculado a proceso, aunque el juez solamente le ordenó medidas preventivas tal como tratamiento psiquiátrico y no acercarse a ningún felino

Foto El Universal

Saltillo, Coahuila.- Luego de la audiencia celebrada el 14 de febrero pasado, Jaime N., el ingeniero de 23 años de edad que torturaba y mataba gatos en una lavandería, fue vinculado a proceso por un Juez, quien ordenó medidas preventivas entre las que se destaca que debe recibir tratamiento psiquiátrico en el Centro Estatal de Salud Mental (CESAME), no acercarse a sus demandantes, ni tampoco a ningún felino; sin embargo, no pisará la cárcel.

En días pasados, se dio a conocer la historia de Francisco Martínez, un joven de Saltillo que, junto con otras personas decidió documentar y denunciar la tortura sistemática a la que su amigo Jaime N. sometió a pequeños felinos que le eran entregados en adopción. De acuerdo con el expediente 06348/2016, de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila (PGJE), existen pruebas de que Jaime, además de asesinar tres gatos, torturó a otros siete y hay indicios de que pudo haberlo hecho con más durante varios años.

En entrevista con EL UNIVERSAL, el delegado en la zona sureste de de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Everardo Lazo Chapa señaló que “al imputado se le practicó un peritaje donde muestra rastros psicópatas”, y aseguró que no se quedará sin castigo.

Resaltó que en el caso de Francisco Martínez, que acusa a su amigo, y los testigos que vieron como maltrataba a los gatos; durante estos dos meses (hasta mediados de abril) vigilarán permanente a Jaime, quien además tendrá que acudir a firmar al juzgado cada semana.

Erick Hernández, otro los demandantes, consideró que la decisión es insuficiente pues “realmente sólo le están dando un manazo”.

Señaló que no se trata de algo personal contra Jaime y solicitó que “si realmente él está mal de la cabeza, que un perito siquiatra lo chequé, y que lleve su medicación en un siquiatra hasta que ellos lo suelten y digan que está bien, porque él ya tiene historial de lo había hecho antes, desde que estaba en secundaria”, indicó.

Además, consideró que las medidas cautelares no son suficientes pues después se olvidarán del caso. “Eso no nos ayuda para que la gente ve que si haces algo contra los animales se te castiga”, expresó.

También afirmó que dichas medidas están dejando un precedente negativo que, incluso, podría incentivar el maltrato animal al observarse que no existe una sanción real.

Alma Barrón, de Sociedad Gatuna Saltillo, comunidad animalista que respaldó la denuncia, está de acuerdo. Para la protectora de animales la decisión puede generar miedo a denunciar estos delitos pues “lejos de ayudar a los animales los vamos a perjudicar; mira ese tipo hizo esto, denunciaron y no pasó nada. Ahí sí nos da miedo”, declaró en entrevista.

Agregó que como grupo protector de animales seguirán trabajando en el caso y que ya tienen contacto con gente de Eugenio Derbez, conocido por impulsar causas en contra del maltrato animal.

Al respecto, Everardo Lazo Chapa, delegado del Ministerio Público, rechazó que haya alguna falla en la actuación del MP que impidiera el inculpado no llegue a prisión, pues afirmó que “no había elementos para solicitar la prisión preventiva porque el maltrato animal no es un delito de alto impacto y nos acotamos a lo que la ley nos permite”.

También señaló que está al pendiente de este asunto para que se haga justicia; sin embargo. a insistencia de EL UNIVERSAL de saber si el torturador de gatos irá a prisión, reconoció que es improbable.

“Aunque en Coahuila se cuenta con una nueva ley vanguardista que sanciona el maltrato animal, debido al Sistema de Justicia Penal Oral que recién aplica en México es muy difícil que el imputado pague su delito con cárcel”, consideró. El nuevo Sistema de Justicia Oral, explicó, privilegia que el imputado permanezca en libertad y el último ratio (instancia) sea la cárcel.

Lazo Chapa dijo que en este tiempo se continuará con la investigación complementaria y si procede, será acusado. Además dejó claro que “La Procuraduría General de Justicia del Estado está comprometida a seguir el proceso hasta sus últimas consecuencias”. Además, expuso que en estos dos meses en que Jaime N. recibirá tratamiento psiquiátrico, también podrá hacer uso de diferentes mecanismos de defensa o medios alternos para concluir la causa.

Mientras tanto el procurador del Medio Ambiente en Coahuila, Emilio Darwich Garza, declaró que el Ministerio Público ha llevado correctamente el proceso, y se mostró convencido que el fiscal del estado logrará una sentencia condenatoria con pena privativa de la libertad para el verdugo de gatos.

El Código Penal vigente en Coahuila, en su artículo 293 bis 2 contempla penas de dos a seis años de prisión y de multas trescientos a mil días de salario mínimo a quien “cometa actos de maltrato o crueldad injustificada en contra de cualquier especie animal que no constituyan plaga, provocándole la muerte”, y agrega que en el caso de que se haga uso de métodos que provoquen un grave sufrimiento al animal previo a su muerte, las penas se aumentaran en la mitad.

Con información de El Universal

Tambien te puede interesar