0 0

No me subiré al ring con Yunes: Flavino Ríos

El gobernador interino de Veracruz dice que no mete las manos al fuego por nadie; se compromete a brindar protección a los periodistas

Flavino Ríos Alvarado Gobernador interino de Veracruz

México.- El recién nombrado gobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos Alvarado, dice que no sabe si Miguel Ángel Yunes Linares será la solución para el estado, pero sí adelanta que él no se va a subir al ring con su sucesor y a partir del pasado miércoles por la noche, cuando tomó protesta, se acabaron las confrontaciones con el panista.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Ríos asegura que respeta la decisión de los veracruzanos al elegir a Yunes Linares como gobernador y durante los 43 días que le quedan en su administración trabajará para mantener la gobernabilidad, la tranquilidad política y la paz social en la entidad. Además, garantiza una transición pacífica, ordenada y con estabilidad política.

El ex secretario de Gobierno de Javier Duarte dice que él sí se va a reunir con Yunes, pero está esperando a que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) valide su triunfo. Al consultarle cómo es su relación con él, respondió: “No es ni buena ni mala. Sólo nos conocemos”.

De visita en la Ciudad de México, después de asistir a la Secretaría de Hacienda para tratar el tema de la deuda del estado, que ronda los 42 mil millones de pesos, Flavino Ríos rechaza que él haya ayudado a escapar a Javier Duarte: “No tengo ni idea de dónde está”.

Adelanta que va a colaborar con todo lo que le pidan las autoridades para las investigaciones que se siguen en el caso del ex gobernador Javier Duarte: “Para esclarecer cualquier situación van a contar con la colaboración del gobernador y la mejor disposición de abrirles la información y los expedientes que soliciten, siempre”.

Relata que el jueves pasado a la una de la mañana fue la última vez que habló con Javier Duarte, después de que el ahora gobernador interino le llamó para comentarle que el Congreso del estado ya le había tomado protesta. “Me deseó suerte”, dijo.

Flavino Ríos asegura que después no lo ha buscado debido a que ha tenido mucho trabajo desde el primer minuto del jueves pasado, incluso recordó que el lunes recibió al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para atender el tema de la inseguridad en el sur del estado.

Rechaza que esté encubriendo a Duarte y precisa: “No meto las manos al fuego por nadie”. Hasta la tarde de ayer, Ríos Alvarado no había sido notificado por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) o las autoridades judiciales de alguna orden de aprehensión girada contra el ahora gobernador con licencia.

¿Cómo llega al gobierno?

—Llego con un gran compromiso, es un cierre de administración donde me equiparo a una carrera de 4x100 de relevos, el último corredor de los 100 metros tiene que meter el sprint final y cerrar bien. Me siento tranquilo, contento, estoy poniéndole todo mi conocimiento, experiencia y vocación de servicio para hacer un buen gobierno.

¿Hay tiempo en 40 días para cambiar Veracruz? Es decir, ¿regresará la gobernabilidad a la entidad?

—Tenemos gobernabilidad, lo cierto es que hay dos problemas serios, uno es la inseguridad. El lunes tuvimos la visita del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y tomamos importantes acuerdos. El primero, focalizar los puntos donde existe inseguridad; segundo, atenderlos mediante un Mando Único, que hoy se formaliza en el puerto de Veracruz. Impulsaremos un programa de 40 días para darle a los veracruzanos mayor seguridad, para eso contamos con el respaldo del presidente Enrique Peña Nieto.

¿En sprint final no sólo pateará el bote para que pasen los 40 días?

—Para nada. Sé que es una gran responsabilidad, sobre todo en la zona sur de Veracruz, soy de Minatitlán, la gente me exigía hacer cosas para mejorar la seguridad y ahora me corresponde tomar decisiones y lo haremos.

¿Cómo recibe la administración?

—Ya saben cómo la recibo, con la ausencia de un gobernador, el Congreso del estado me nombra gobernador interino, el otro tema es el que tiene que ver con lo financiero, estuvimos el día de ayer en Hacienda. Siento que el gobierno federal ayudará y en ese sentido resolviendo, a lo mejor, la seguridad y en parte el problema financiero. Vamos a salir adelante, vamos a entregar buenas cuentas el 30 de noviembre.

¿Qué peticiones le hizo al secretario de Gobernación?

—Son las dos únicas, lo demás estabilidad política, la tranquilidad laboral, que no haya ninguna huelga, la transición de los poderes Legislativo y Judicial, con las dependencias del gobierno federal, con la Universidad Veracruzana, que es mi alma mater, donde yo estudié, con los tecnológicos, con todo mundo, obviamente con los agricultores, con los campesinos, trabajar. El gobierno lo único que hace es coordinar los esfuerzos de los y las veracruzanas, hay un gran trabajo, todo mundo siempre quiere que le vaya mejor, nadie le apuesta a que nos vaya mal.

Financieramente, ¿hay margen de maniobra para sus 40 días y para el próximo gobierno?

—La deuda es de 41 o 42 mil millones y está en Hacienda. Ahora que se creó el fideicomiso para pago a proveedores de servicio, son 11 mil 400 millones de pesos, hay que precisar que el gobierno de Fidel Herrera le dejó al de Javier Duarte unos pasivos de deuda de cerca de 17 mil millones pesos, vamos a cumplir, a lo mejor no con todos los compromisos, pero sí con los más prioritarios y urgentes. No se puede cumplir con todo, habrá que ser honesto y sincero, y con los pies bien puestos en la tierra.

¿A quién no alcanzará a pagar?

—Seguramente a algunos proveedores, pero está en el fideicomiso, me he estado reuniendo con las cámaras, afortunadamente tengo buena relación personal con ellos y no escatimaremos ni tiempo ni recursos.

“Ni idea de dónde está”

Se dice que usted ayudó a escapar al gobernador Duarte

—Es falso, incluso el secretario Tomás Ruiz, que es de quien depende Aeronáutica Civil, ya instruyó a todo el personal de servicios aéreos que ponga a disposición de la autoridad competente la bitácora de vuelos y todo eso; si hay alguna irregularidad o alguna situación administrativa ilegal, que se castigue a quien haya tomado esa decisión, si es que se tomó.

¿Usted no tiene ni idea en dónde se encuentra Duarte?

—No tengo idea.

¿Qué fue lo último que supo acerca de Javier Duarte?

—El jueves en la madrugada hablamos. Le marqué para decirle que el Congreso ya me había tomado protesta, me deseó suerte, que fuera para bien de Veracruz y después no lo he visto.

¿Su familia sabe que se encuentra en Veracruz?

—Su familia está en Veracruz.

¿A raíz de esa llamada no le ha vuelto a insistir?

—No, porque he andado muy ocupado. Una vez que tomé protesta al cargo me dediqué a tratar de recomponer algunas cosas que sé hay que recomponer, una era la inseguridad en el sur de Veracruz. Tuve una reunión el mismo jueves en Minatitlán, y ese mismo jueves se agendó la reunión del lunes donde asistió el secretario Osorio Chong y el viernes estuve en Veracruz con un subsecretario de la Sagarpa. Luego fui a Chicontepec en la comunidad de Ahuatitla de Abajo y después en Palacio de Gobierno atendí recados y pendientes, estuvimos en Alto Lucero inaugurando obras del gobierno del estado y del ayuntamiento, en la tarde reuniones de trabajo con mi gabinete. El domingo fuimos a Cuichapa a entregar tractores de la Sagarpa en apoyo del presidente [Enrique] Peña Nieto. El lunes tuvimos la visita de Osorio Chong y también atendí al presidente del PRI, Enrique Ochoa, he andado muy carrereado y muy atareado, pero con mucho entusiasmo y con muchas ganas.

¿La PGR le notificó o pidió ayuda por la investigación a Duarte?

—No, la PGR no tiene por qué notificarle al gobernador de Veracruz que va a ejercer alguna acción o va a emprender algo. Ellos actúan como autoridad que son y no tengo conocimiento.

¿Colaborará con las autoridades en la investigación contra Duarte?

—En todo lo que las autoridades me soliciten, sea de la PGR, del Poder Judicial, sea de cualquier autoridad, para esclarecer cualquier situación van a contar con la colaboración del gobernador y la mejor disposición de abrirles la información, los expedientes que soliciten, siempre. Yo soy notario público, mi vida siempre ha estado apegada al trabajo, a la honradez y a la transparencia.

¿No importa que usted haya sido una persona cercana a Duarte?

—No importa, fui secretario de Gobierno con él, antes secretario de Educación, fui diputado local, presidente de la Junta de Coordinación Política, también colaboré con Miguel Alemán, fui su secretario de Gobierno y subsecretario y diputado federal. Flavino Ríos ha sido dos veces diputado local por mayoría, dos veces secretario de Educación, dos veces subsecretario de Gobierno, dos veces secretario de Gobierno y la gente del estado me conoce. Por eso los diputados confiaron en mí y vamos a hacer un gobierno cercano a la gente y vamos a estar cumpliendo hasta el último día del mandato.

¿Todo lo que se dice del gobernador Duarte son verdades o es una campaña mediática sobre él?

—Una cosa es lo mediático, otra cosa es lo político y otra, lo jurídico. Lo más importante es lo jurídico, porque podrán decir todo de él pero si jurídicamente no se comprueba es como la ley de la gravedad, las cosas caen por su propio peso. Él cuando pide licencia del cargo dice ‘voy a pedir licencia para defenderme jurídicamente de las imputaciones y de las denuncias que me han hecho’; es decir, se defenderá jurídicamente.

¿Usted no mete las manos al fuego por Javier Duarte?

—Por nadie.

¿Ni porque fue muy cercano a él?

—Si se analiza la cuenta pública que se acaba de entregar a la Administración de Vigilancia del Congreso del estado, no hay ninguna observación al secretario de Educación, Flavino Ríos, o al secretario de Gobierno, Flavino Ríos.

Hubo muchos enfrentamientos entre Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares, ¿el panista es la solución para Veracruz?

—No sé, el pueblo es el que votó, soy muy respetuoso de la voluntad popular. Lo que sí comento es que el gobernador del estado no se va a subir al ring, tiene otras funciones y vamos a trabajar para mantener la gobernabilidad, la tranquilidad política y la paz social.

¿Entonces definitivamente se acabaron las confrontaciones?

—Al menos por el gobernador, sí. Podrán decir lo que quieran, pero yo estoy ocupado en otras cosas.

¿Usted sí se va a reunir con Miguel Ángel Yunes?

—Cuando él lo estime conveniente estoy dispuesto a reunirme con él; es más, el proceso de entrega-recepción, de acuerdo con lo que establece la ley, empieza el 1 de noviembre y seguramente él nombrará un comité de recepción, nosotros un comité de entrega y se deberá entregar toda la información al gobierno entrante, así lo establece la ley. Procuraremos que haya una transición pacífica, ordenada con urbanidad y con estabilidad política.

¿Usted ha tenido comunicación con Miguel Ángel Yunes?

—No. No lo he buscado porque estoy esperando que el Tribunal Federal Electoral valide su triunfo, y a partir del triunfo lo voy a buscar.

¿Cómo es su relación con él?

—No es ni buena ni mala. Solamente nos conocemos.

¿Qué pasa con los asesinatos de periodistas en Veracruz?

—Se tiene que, punto número uno, respetar la libertad de expresión, en cualquier momento en el que alguien sienta que se le pueda afectar su integridad física o personal. Todos me conocen y les he garantizado que el más interesado en que no haya un sólo periodista más agredido, en cualquier circunstancia, ni siquiera por un empujón, es el gobernador, que no pase absolutamente nada y obviamente garantizando al 100% la labor.

Con información de: El Universal

Tambien te puede interesar