0 0

Arrestan a sujeto que dejó una bomba casera en comisaría

David Michael Ansberry, de 64 años, fue reconocido fácilmente debido a su estatura, de 1,06 metros 

Se desconoce el motivo por el cual dejó la bomba casera en la comisaría. Foto AP

Denver, Colorado.- Un hombre de California sospechoso de dejar una bomba casera afuera de una comisaría en una localidad de Colorado fue arrestado tras ser detectado en un video de la tienda donde compró un teléfono celular utilizado en el artefacto, dijeron el lunes dos funcionarios policiales.

David Michael Ansberry, de 64 años, fue reconocido fácilmente debido a su estatura, de 1,06 metros (tres pies y seis pulgadas), dijeron a The Associated Press los dos funcionarios, los cuales solicitaron el anonimato porque no están autorizados a hacer declaraciones sobre el caso.

Uno de los funcionarios policiales dijo que la bomba estaba construida para detonarla a control remoto mediante un teléfono celular pero no funcionó. Las autoridades facilitaron otros detalles sobre el dispositivo y la destrucción que podría haber causado en la pequeña localidad de Nederland.

No fueron dadas a conocer de momento las circunstancias del arresto de Ansberry el fin de semana en Chicago, pero su estatura fue un elemento para encontrarlo, dijeron los funcionarios. Las autoridades no han dado a conocer los posibles motivos, y se desconoce si el detenido pretendía perpetrar un atentado contra la policía.

El 11 de octubre, un detective encontró el artefacto explosivo dentro de una mochila y lo metió a la estación policial de Nederland al creer que se trataba de una pertenencia perdida. Los robots inspeccionaron el dispositivo y fue detonado en el estacionamiento del principal complejo comercial del poblado, en el cual también se encuentra el departamento de policía de cinco agentes.

Se desconocía de momento los cargos que podría afrontar Ansberry y si alguien más estaba implicado en el incidente.

La fiscalía federal confirmó el arresto, pero el portavoz Jeff Dorschner no abundó en detalles.

El caso suscitó nerviosismo en esta localidad de 1.500 personas en las montañas al suroeste de Boulder, mejor conocida porque tiene legalizada la marihuana y por su celebración anual de un cadáver congelado que atrae a decenas de miles de juerguistas.

La administradora del poblado, Alisha Reis, dijo que la detención tranquilizó a los habitantes, pero hay preguntas pendientes.

"La comunidad sabe que hubo un arresto y eso sosiega el miedo de la gente", agregó. "Sin embargo, los habitantes continúan confundidos en cuanto a la razón por la que sucedió. ¿Quién es esa persona? ¿Y por qué lo habría hecho aquí?"

Con información de AP

Tambien te puede interesar