0 0

Conmovedor: Él busca que Niño de Aleppo sea su hermanito

Alex, un niño de seis años que vive en Nueva York, pidió al presidente de Estados Unidos que intervenga para darle hogar a Omran Daqneesh

El pequeño Omran. Foto: El Universal

Un niño estadounidense de 6 años de edad se ofreció a acoger a Omran Daqneesh, el niño sirio cuya imagen herido en una ambulancia en Aleppo tras ser bombardeada su casa dio la vuelta al mundo, en una carta enviada al presidente Barack Obama.

"Querido presidente Obama, ¿se acuerda del niño que fue recogido por la ambulancia en Siria? ¿Podría por favor ir a recogerle y traerle a mi casa?", escribió en su carta Alex, que vive en Scarsdale, en el estado de Nueva York.

"Le daremos una familia y será nuestro hermano", agregó Alex en su misiva escrita a mano y divulgada por la Casa Blanca.

Con el rostro cubierto de sangre y polvo, Omran Daqneesh, de cinco años, aparece sentado en una ambulancia tras ser rescatado la noche anterior de una vivienda bombardeada en el barrio de Al Qatergui, en Alepo, la ciudad del norte de Siria que es una de las más castigadas por la guerra civil siria.

Aleppo se la disputan las fuerzas de Damasco y los rebeldes desde el verano de 2012, cuando los insurgentes conquistaron amplias áreas de la urbe en el conflicto civil sirio iniciado en marzo de 2011.

Obama publicó esta semana la carta de Alex en su cuenta de Facebook antes de leerla en un discurso en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La carta del pequeño. Foto: Facebook

"Esas son las palabras de un niño de seis años, un niño pequeño que no ha aprendido a ser cínico, o sospechoso, o temeroso de otra gente por el lugar del que proviene, qué aspecto tienen, o cómo rezan", señaló Obama.

El mandatario leyó la carta, que se ha convertido en un fenómeno viral en las redes sociales, en la cumbre internacional de refugiados que se celebró esta semana en Nueva York, y pidió a los líderes convocados a que muestren la misma compasión mostrada por Alex.

Así pasó

En las imágenes, él se sienta solo, un niñito cubierto de polvo gris y sangre encostrada. Sus diminutos pies a duras penas se extienden más allá de su asiento. Clava la mirada, desconcertado, en estado de shock y, por encima de todo, agotado, como si canalizara el humor de Siria.

El niño, identificado por trabajadores médicos como Omran Daqneesh, de 5 años, fue sacado de un edificio dañado tras un ataque aéreo del gobierno sirio o los rusos en la ciudad norteña de Alepo. Fue uno de los 12 niños menores de 15 años atendidos este miércoles, lo cual no es una cifra particularmente inusual, en uno de los hospitales en la sección oriental de la ciudad, en manos de rebeldes, según médicos allá.

El pequeño Omran. Foto: El Universal

Sin embargo, algunas imágenes tocan un nervio en particular, por razones tanto obvias como inescrutables, perturbando incluso a una población insensibilizada al desastre. Omran es una de ellas.

A los pocos minutos de que fuera publicada por testigos y periodistas, una fotografía y video de Omran empezaron a propagarse cual cohete alrededor del mundo en medios sociales.

Sin saberlo, Omran - como Alan Kurdi, el infante sirio que se ahogó en septiembre y cuyo cuerpo terminó siendo arrojado a una playa turca - está llevando nueva atención a los miles y miles de niños muertos y lesionados durante cinco años de guerra y la incapacidad o renuencia de potencias globales para detener la carnicería.

Con información de El Universal

Tambien te puede interesar