0 0

Violó sin piedad a su amiguito de 11 mientras jugaban

Aseguran que es tal la depresión del pequeño afectado, que menciona sus intenciones de quitarse la vida

El atacante. Foto: Twitter

Argentina.- Era un día como cualquiera en donde varios pequeños se dieron cita para jugar videojuegos, cuando un jovencito de apenas 14 años aprovechó que todos estaban distraídos para llevar a su víctima al comedor y ahí abusar de él.

El volumen estaba muy alto cuando los hechos ocurrieron, lo que hizo que ni un otro menor escuchara lo que estaba sucediendo.

Violación

Según lo informado por LM Neuquén, el aberrante hecho desató la ira de los vecinos del barrio que anoche querían echar a la familia del abusador mientras la Policía que custodia el lugar trataba de apaciguar. 

"Violaron a mi hijo, el problema no es con ustedes y no le disparen a mi gente", pedía a los uniformados el papá de la víctima.

"El martes a las 18 mi sobrino fue violado por otro menor. Se habían juntado en la casa de un amiguito, todos menores, a jugar a la Play cuando llegó este otro chico. Tenían el volumen del tele al palo y el pibe se llevó a mi sobrino a una habitación, le tapó fuerte la boca para que no se escucharan los gritos, le hizo una llave para que no se moviera y lo violó", detalló Viviana, una tía de la víctima.

"Lo lastimó muchísimo. Está tomando tres pastillas para no contagiarse ninguna enfermedad. Está nervioso y muy deprimido", agregó.

"El nos pidió a toda la familia que hagamos justicia. Está totalmente resentido y dolido. Le arruinó la vida. Le marcó su niñez. Nunca más va a volver a ser lo que era", aseguró la mujer. Los datos brindados por la familia fueron confirmados por la Fiscalía de Delitos Juveniles, que informó que las pericias médicas ratificaron la violación.

Desde que se conoció el caso, los vecinos tomaron la calle de Cuenca XV e hicieron pintadas en la casa del adolescente que cometió el abuso, al que sacaron del barrio por razones de seguridad.

Esta medida a los vecinos no les bastó y anoche el barrio estaba en pie de guerra y hubo ataques con palos y piedras a la vivienda del agresor, mientras que unos 50 efectivos de la Unidad Especial de Seguridad Policial (Uespo) -con refuerzo de la comisaría de la zona- resguardaban la casa, que estaba bajo el cuidado de un pariente de la familia.

"Le protegen la casa porque el violador es familiar de un policía", advirtieron enfurecidos los vecinos.

 

 

Con información de LM Neuquén

Tambien te puede interesar