0 0

* Ahora es Coppel... * Guevara, campeón

‘Es mínimo el riesgo para el púgil mazatleco y todo está para que termine con el triunfo'

Si Jesús Manuel Martínez está molesto por lo que dice sufrió en “carne propia” las penurias para su preparación camino a Río de Janeiro en el año más importante del ciclo competitivo, Mónica Coppel le devuelve la cortesía.

Sin pretender hacer una telenovela mediática -ni es consigna ni es afán- sino única y estrictamente matizar un par de posturas contrastantes en fiel apego a la realidad de los hechos, hoy damos seguimiento a la entrevista que, como usted ya se habrá percatado si tuvo la oportunidad de leer EL DEBATE entre el domingo pasado y esta mañana, causó escozor (mucho escozor) en la cómoda oficina donde despacha aún la exciclista y exturistera.

En la réplica que, con mucho gusto y “piso parejo” se le concedió en términos de igualdad de espacio y con la oportunidad del caso a la ahora quejosa, la jefa del deporte mazatleco ofrece sus datos, aporta números (y muestra su iracundia) en una versión que seguramente provocará también prurito y obligará a que el lector se forme un criterio y, si quiere, opine.

Firme en sus dichos, Martínez no niega que en 2015 se le respaldó en especie y en metálico de manera sustanciosa (“nunca seré malagradecido”), pero reniega que haya sido “en el más importante del ciclo olímpico (es decir, 2016, año de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro)” cuando se le recortaron apoyos sustanciales que, en su opinión, vinieron a impactar negativamente en el resultado en suelo carioca.

Pero su contraparte -Coppel- no quiso quedarse atrás y con justa razón. Es cierto que el Imdem no tiene la obligación institucional (más bien moral por tratarse de valores y orgullos mazatlecos) de apoyar a seleccionados nacionales puesto que aquí la responsabilidad mayor recae en la esfera federal, pero si la autoridad municipal se atreve a sacar adelante patrocinios en unos, lo menos que puede hacer es igualar esos apoyos en otros deportistas de igual o mayor nivel y es aquí donde la bomba explota y termina por salpicar... si no lo hace así con equidad elemental.

Todavía ayer, Martínez se mantuvo en la línea, pero Coppel, quien por cierto quiso dictarme ayer una cátedra de periodismo al sugerir que tendría que decirle antes (ja) lo que voy a publicar sobre su desempeño público, aportó datos interesantes que confrontan la declaración molestosa del atleta.

Con la mesa puesta para Guevara...

No es que me haya afiliado al equipo del pugilista mazatleco o bien al de Promociones del Pueblo (empresa que respalda a Pedro “Pedrín” Guevara), pero me atrevo a asegurar que el excampeón mundial Minimosca recuperará el cinturón y se proclamará monarca el 15 de octubre en el CUM, ese “monstruo” (no lo digo peyorativamente) que administra el PIDS.

Y sin ser agorero ni un experto en las artes del pugilismo, pienso que Guevara vencerá al mexiquense Ganigan López -actual campeón de las 108 libras- por dos sencillas razones: porque ya conoce las flaquezas de su adversario -amén de que en julio de 2015 le ganó en la segunda defensa titular del mazatleco- y porque tendrá, como en aquella ocasión, el gran apoyo de esa afición que lo sigue y aclama.

Hay otros argumentos, según yo. Al decidir hacer aquí la pelea, la promotora tiende la mesa para que Guevara se corone y sea mínimo, o nulo, el riesgo que ambos pudieran correr.

Guevara decidió ir a exponer su cetro en Japón y ya vieron lo que le pasó: ganó mucho dinero, pero se regresó sin título. Y ahora busca recuperarlo.

Tambien te puede interesar