0 0

A dar cuentas

Los integrantes de la pomposamente llamada Intercamaral se reunieron hace unos días y acordaron llamar a cuentas al alcalde Armando Leyson Castro  para que expliquen la premura con la que el cabildo aprobó un nuevo contrato con la empresa PASA

A dar cuentas. Los integrantes de la pomposamente llamada Intercamaral se reunieron hace unos días y acordaron llamar a cuentas al alcalde Armando Leyson Castro  para que expliquen la premura con la que el cabildo aprobó un nuevo contrato con la empresa PASA. Los empresarios, con justa razón, están molestos por la actuación del cabildo, sin embargo levanta suspicacias las razones por las que ahora han adoptado una posición más combativa. ¿Será acaso que les interesa tener un espacio en la administración municipal? 
Piensa mal y acertarás, dice un dicho por ahí, pues como nunca han estado cuestionadores y eso no es malo, ¡no qué va!, es positivo, pero lo que extraña es que en el pasado han guardado un silencio espantoso y no le busque mucho, ahí está el caso Jumapag, en donde tienen representantes, pero no han descalificado nada.

No prometa lo que no será. A propósito la alcaldesa electa Diana Armenta adelantó hace días que en su equipo de colaboradores estará integrado alguien de la iniciativa privada, para ser específicos de la Canacintra, mas no reveló si sería el actual presidente Luis Antonio López Quiñónez o algún otro miembro de la Cámara. Habría que ver qué tan conveniente resultaría a un empresario de este gremio involucrarse en la administración pública tomando en cuenta lo crítica que ha estado la situación económica por esos lugares. A los guasavenses les gustaría que el equipo quedara conformado por gente capacitada, sin ataduras ni compromisos, que sepa responder y criticar a la hora de que no esté de acuerdo con decisiones de gobierno, pero tratándose de política, eso sería mucho pedir. Al tiempo.

De perdida agenden. Bien por esa serie de reuniones que los sectores productivos han estado sosteniendo con Diana Armenta, la presidenta electa, pues de ella deben sacar compromisos, sin embargo a los empresarios se les está olvidando extender la invitación al que será el síndico procurador y quien se supone deberá validar una serie de acciones de gobierno que deben aterrizar. No les vaya a pasar lo que sucede actualmente pues por lo que se ve, el síndico procurador Julio Leal parece que está pintado y nadie le hace caso y mucho menos investiga la serie de supuestas irregularidades que existen en la administración. Tal vez dirá que como sus antecesores no han hecho nada, pues él tampoco, ¡total, los guasavenses han vivido gobernados de esa forma y no ha pasado gran cosa! ¿O sí?

Atrapados. Y el que ya puso las cartas sobre la mesa o se puso el huarache antes de espinarse fue Alejandro Pimentel Medina, líder de los trabajadores sindicalizados al servicio del Ayuntamiento, al decir que estarán trabajando con todo la próxima administración pero siempre y cuando les suministren lo esencial que es el combustible. Lo que mueve la maquinaria para trabajar, no sean ustedes malpensados. Nosotros agregaríamos que tampoco les falte el cash, sobre todo a él y a su círculo de protección, que tienen un supersalario que ya quisieran varios en este municipio.

A la calle. A quienes se les vio ayer en las oficinas de Tesorería fue a los propietarios del edificio que se encuentra frente al Palacio Municipal a los que el Ayuntamiento de Guasave les debe más de un millón de pesos. Los dueños del inmueble, quien por cierto ya presentaron una demanda en el Juzgado Civil, están tan molestos que amenazan con solicitar el desalojo del inmueble en el que se ubican algunas oficinas como Sedesol, Relaciones Exteriores y Ecología. Lo peor del caso es que al nuevo Palacio que se construye en el sector de la Zona Industrial no se les ve para cuándo terminarlo.

Tambien te puede interesar