0 0

Alcaldías nadan ya de muertito

Treinta y un días, prácticamente restan para el final de las administraciones municipales en la entidad. No se requiere de mucho análisis para hacer la evaluación de los resultados de cada uno de los gobiernos, los resultados están ahí a la vista de todos: escasa obra pública,  poco avance en la solución de los problemas prioritarios, una administración municipal y de servicios prácticamente desmontada y un gobierno preocupado más en frivolidades. La descripción se puede aplicar a cualquiera de los gobiernos del sur de Sinaloa, desde San Ignacio, Concordia, Rosario, Escuinapa y por supuesto Mazatlán. 

Los ciudadanos pueden sentir en su día a día los resultados. Al menos en Mazatlán están ahí: los problemas de recolección de basura, el fracaso advertido por adelantado de los proyectos de arrendamiento de vehículos y otros programas de los cuales, el munícipe se niega ya a hablar públicamente. En el recuento entra la opacidad en el manejo de las finanzas públicas y el obvio solapamiento a excesos, irregularidades y compadrazgos cuyos costos parecen no tener un fin para el erario. Basta mencionar solo el caso del tiburonario convertido en un barril sin fondo por el cual se han ido ya 70 millones de pesos.  

La pesada herencia que se ve, solo parece la punta de un iceberg que amenaza con hacer naufragar los  gobiernos que apenas se preparan.  

Tambien te puede interesar