0 0

Antes, los linimentos y la enjundia de gallina para la salud

Pasaron las elecciones, y aquellos que ganaron ya sienten el poder, antes te veían con ganas hasta de abrazarte, y hoy te tratan con desdén.
Para cualquier enfermedad común se usa hoy el paracetamol, el diclofenaco  y la pravastatina, antes había una serie de laboratorios y herbolarias que utilizaban otros nombres y la gente se aliviaba cuando usaba este pastillaje, brebajes o linimentos.
¿Quién no recuerda el famoso veganin, el mejoral,  el mejoralito, el aceite de ricino, la purga del triangulito llamada magsokon, la sulfadiazina, la cafiaspirina, el cepacol, las pastillas con-mel, o  el contac-x?
Antes, hubo otros medicamentos que forman parte de la historia como las cataplasmas de numotizine que te enjarraban en la espalda y pecho para las enfermedades respiratorias, el yodogan, tónico de yodo con calcio y fósforo, el ceregumil, alimento vegetariano de cereales y leguminosa.
La augonia, ungüento para la piel de los bebés, el bambú, pastillas contra bronquitis, asma y garganta, la emulsión de Scott para abrir el feroz apetito, el linimento de sloan, el piperawitt para combatir el lombricero.
Y en los ranchos utilizaban la grasa de las gallinas llamada “enjundia” derretida en una cuchara en el tubo de la cachimba pa aliviar los bronquios, ¡Qué mal sabor tenía, por cierto!

Tambien te puede interesar