0 0

Audio que da escalofríos

De tajo se cortaron los sueños de decenas de jóvenes hambrientos de triunfo

Antes que todo, ¡muy buenos días! Escuché ayer el audio entre el piloto del avión siniestrado el lunes por la noche y la controladora de tráfico aéreo del aeropuerto de Medellín, y la verdad es que se pone la piel ‘chinita’. Miguel Quiroga, el hombre que piloteaba la aeronave que llevaba al equipo Chapecoense, pidió auxilio argumentando que había una falla total  de la energía eléctrica por falta de combustible. Y tras unos minutos de intercambio de mensajes, apareció el silencio que hizo presagiar lo peor.  La historia ya la conocemos: más de 70 personas fallecieron en el percance, incluyendo a casi todo el plantel del club brasileño que viajaba a Colombia.  De tajo se cortaron los sueños de decenas de jóvenes hambrientos de triunfo, de convertir a un club pequeño, desconocido para buena parte del mundo, en algo grande, capaz de mostrar al mundo que los pequeños se pueden hacer gigantes.
En desuso.  Las canchas de volibol de playa que, con  buena lana de por medio, se instalaron en la falleciente unidad Sahop, están en el abandono, como elefante blanco que fue parido para ver pasar el tiempo.  Los especialistas dicen  que la arena no es adecuada para el trabajo de alto rendimiento y el amateurismo está muerto en cuestión de agenda. Y así como esas canchas, hay otros escenarios que se están muriendo de nada. Veremos si la siguiente administración se enfoca en revivirlos. 

Tambien te puede interesar