0 0

CNTE criminal; mata y persigue periodistas

No es novedad que integrantes de la CNTE se han convertido en una de las mayores amenazas para el periodismo mexicano.
No es nuevo que la CNTE persigue a periodistas en estados donde tiene su mayor influencia, como Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán.
Y tampoco es nuevo que, en no pocos casos, grupos afines a la CNTE  han asesinado y secuestrado periodistas.
Y los casos más recientes son el de la fotoperiodista Citlali Granados, del diario local Tiempo de Oaxaca, quien tiene 7 meses de embarazo y –aún así--, fue perseguida y amenazada de muerte por mujeres, supuestas maestras de la CNTE. 
La razón de la agresión fue “impedir” que las imágenes del vandalismo magisterial se hicieran públicas. Es decir, la CNTE, igual que AMLO y su mafioso grupo político, son iguales a la dictadura de Nicolás Maduro.
La trabajadora de los medios debió escapar del lugar y esconderse en un comercio, hasta donde fue perseguida y obligada a entregar sus fotografías, bajo la amenaza de incendiar el comercio que la albergó –junto con ella-, si no entregaba las pruebas del vandalismo magisterial. De ese tamaño los crímenes de la CNTE.
Pero hay casos peores. El 19 de junio, un grupo afín a la CNTE ejecutó al periodista Elidio Ramos Zárate, del diario El sur, quien sólo hacía su trabajo; captar imágenes del vandalismo de la CNTE.
Periodistas locales aseguran que Ramos Zárate fue ejecutado de un balazo en la cabeza luego de que sus agresores le ordenaron que no tomara imágenes. En el lugar también fue asesinado un amigo del periodista, cuyo caso no recibió atención mediática porque no se trataba un informador.
¿A quién le importaron las agresiones sufridas por Citlali, las amenazas de muerte? ¿Quién investigó y castigó la muerte de Elidio Ramos Zárate y de su amigo, ejecutados por grupos afines a la CNTE?
La respuesta produce náusea. La criminal CNTE es intocable y sus matarifes gozan de impunidad total de los tres órdenes de gobierno y los tres Poderes de la Unión.
Pero no es todo. Según un recuento del portal Letra roja, durante las protestas de la CNTE han sido perseguidos y agredidos nueve periodistas, especialmente en los estados de Oaxaca, Chiapas y Guerrero. También se han contabilizado alrededor de 100 denuncias por agresiones a la sociedad civil, en general, por ataques de la disidencia magisterial.
La CNTE es, en los hechos, una de las mayores amenazas a periodistas y al periodismo. Sin embargo, en torno al ataque a informadores han aparecido dos fenómenos que resultan no sólo inexplicables, sino alarmantes:
1.- Ninguna autoridad, de ninguno de los tres órdenes de gobierno o de los tres Poderes de la Unión, ha explicado la insultante impunidad. Nadie toca a la CNTE, a sus criminales y a quienes persiguen y asesinan periodistas. Peor aún, la autoridad se hace de la vista gorda ante la nueva complicidad entre el IEPO de Oaxaca y la mafiosa CNTE. 
¿Por qué el Estado mexicano tolera tal nivel de impunidad? ¿Dónde están las gritonas ONG, a las que no importa que una agencia del Estado, como la CNTE – ya que los maestros son parte del Estado--, persiguen y matan periodistas? ¿Por qué –además--, nadie impide la extorsión de la CNTE a los maestros jubilados?
2.- Sin embargo, en redes el fenómeno es aún más cuestionable. Y es que cuando se dan agresiones a periodistas --en estados como Veracruz, entre otros--, las matones redes reaccionan furibundas contra tal o cual gobierno estatal, al que señalan como “mataperiodistas”.
Pero cuando los matarifes y perseguidores de periodistas pertenecen a la CNTE, las redes callan, se vuelven ciegas, sordas y “pend...”. ¿Por qué la doble moral de esa banda mafiosa que se mueve detrás de las redes? ¿Por qué la mano que mece la cuna detrás de las redes, solapa los crímenes y a los criminales de la CNTE?
La respuesta todos la conocen. La cara matona de las redes solapan a la CNTE porque es parte de la misma mafia magisterial
Es decir, los que mueven las redes para desestabilizar, para tirar a Peña Nieto, son los mismos aliados de la CNTE, de AMLO, de Morena y su prensa militante, que mata y persigue periodistas.
Y todos solapan a los “mataperiodistas”.
Al tiempo.

Tambien te puede interesar