El último tercio de Peña Nieto

Creen que es el tiempo, cuando son las circunstancias. Florestán

El presidente Enrique Peña Nieto inicia hoy su quinto año de gobierno en condiciones diferentes a las previstas en un principio, derivadas en parte, ha dicho, de las reacciones por los intereses que tocó con sus 13 reformas estructurales.

En algún instante de aquel Mexican Moment, en aquella euforia del Pacto por México y la primera coalición de gobierno que construyó y presentó al segundo día de gobierno, y en medio de aquella fascinación por el México reformista, se perdió la dimensión de resistencias y plazos.

A ese desgaste, más el de la Casa Blanca, se sumó el entorno internacional: derrumbe de los precios del petróleo, falta de crecimiento, incertidumbre mundial, volatilidad de los mercados, alza en las tasas de interés, un decepcionante crecimiento de la economía de Estados Unidos, que es la locomotora que jala la nuestra, se agregó la victoria electoral de Donald Trump terminando de formar esta tormenta perfecta, circunstancias, decía, en las que hoy inicia su último tercio, el más difícil de los presidentes, cuando las lealtades se diluyen, como las sombras, con la puesta del sol, y la soledad se comienza a convertir en la compañera más presente, dos años finales en los que Peña Nieto tiene como prioridad, que el país no se derrumbe y la sucesión presidencial que se dará en el peor ambiente de polarización y crispación que hayamos vivido, peor que en 2006, para mí la más grave, más desgastante.

Al escenario de este cuarto año de gobierno, que terminó anoche, hay que agregar la derrota electoral de junio pasado, cuando el PRI perdió siete de 12 gubernaturas en juego y cuando ya ha empezado el proceso de la elección más importante antes de 2018: la del Estado de México, el año que viene.
Hoy enviará un mensaje a los mexicanos como parte de su cruzada por recuperar lo que se pueda de lo gastado y relanzar su gobierno para transitar con decisión estas tormentosas, procelosas decían los antiguos, aguas del último tercio, que presagian tormenta fuerte y permanente.

RETALES
1. CRISIS.-
Con una Oaxaca incendiada, Alejandro Murat protestará hoy, como pueda, el cargo de gobernador del estado. Y eso que son dos, uno que alardeaba de arreglar todo. A ver. Mal presagio;
2. FISCALÍA.- Tras la iniciativa presidencial de eliminar el pase automático de procurador general de la República a fiscal general de la Nación, Raúl Cervantes me dijo ayer que tendrá que pensar y consultar con su familia si se anota como aspirante a ese cargo, lo que ya resolverá el Senado a partir de febrero o marzo o abril o después; y
3. ANUNCIO.- A la medianoche, como la carroza de Cenicienta, el fuero se le convirtió en calabaza al prófugo Javier Duarte y hoy Miguel Ángel Yunes protestará como gobernador de Veracruz y hará, como dijo, el anuncio que cimbrará a México. Ya mediremos los decibeles.
Nos vemos mañana, pero en privado.

Tambien te puede interesar