0 0

El voto en Unesco y el oficio diplomático

La semana pasada se votó en el seno de la Unesco, una organización mundial orientada, en teoría, a “crear condiciones propicias para un diálogo entre las civilizaciones, las culturas y los pueblos fundado en el respeto de los valores comunes”, una propuesta que ponía en duda, nada más y nada menos, la vinculación entre el judaísmo y el muro de las lamentaciones. ¿Qué países votaron a favor de la resolución? Pues claro estaba y está que Rusia, China, Argelia, Sudán, Bangladés, Pakistán, Mozambique, Marruecos, Omán, Líbano, Brasil, Qatar e Irán y, aunque usted no lo crea, pues México también se sumó a la causa que niega la historia e ignora miles de años de lazos judíos con Jerusalén.
Increíble, pero cierto: al votar a favor la canciller Ruiz Massieu, aconsejada por un conjunto de burócratas ignorantes –sálvese el que pueda– también tendría que estar de acuerdo que al borrar todo rastro de conexión judía con Jerusalén, se podría aducir, de la misma forma que el “Templo de Kukulkán” o las pirámides de Teotihuacán no tienen ninguna conexión con los mexicanos ni la catedral metropolitana de la Ciudad de México con los católicos ni la Muralla China con los Chinos ni la pirámides de Guiza con los egipcios ni la Meca con los musulmanes oel Santo Sepulcro con los cristianos. ¡Una barbaridad!
¿No se darían cuenta en la cancillería que al intentar borrar la historia judía de Jerusalén, el lugar más sagrado del judaísmo, ponían en peligro la integridad del lugar al apoyar indirectamente al terrorismo islamista que tiene horrorizado al mundo entero? ¿Habrán muerto de golpe todos los diplomáticos mexicanos? ¿Y Trump…? ¿Ignoran también, acaso, que cuando México votó alegando que el sionismo era una forma de racismo, durante los años esperpénticos de Echeverría, dicha decisión la pagó México a un alto precio en materia de turismo?
¿Cuáles países se opusieron? Pues Estados Unidos, Alemania, el Reino Unido, Estonia, Lituania. El Consejo de la Unesco, que supuestamente debe velar por Patrimonio Cultural de la Humanidad, está compuesto por 58 países de los cuales 26 se abstuvieron, entre ellos sorprendentemente Francia y España y 6 naciones votaron en contra. ¡Claro que “Habría que estar ciego para negar la conexión judía con Jerusalén!” ¿Otro claro? Ahí va, como sentenció Martin Gilbert: “Jerusalén es el centro espiritual y físico de la historia de los judíos como pueblo.
El voto mexicano fue irresponsable, imprudente y temerario. ¿Cuáles serán ahora las explicaciones que debemos esperar de la cancillería? ¿Van a culpar del voto suicida al embajador Röemer como si él dirigiera la política exterior de México y votara de acuerdo a su libre albedrio sin someterse a las directrices dictadas desde la capital de la República? ¿Lo van a llamar a consultas para que explique un voto que se le ordenó desde México? Surrealismo puro.
No se trata de defender principios religiosos ni deidades de cualquier origen (no creo en ninguna inteligencia superior a la humana), sino sólo hay que salir en defensa de la historia para denunciar las aberraciones, otra más de este gobierno al que le faltan dos años que ya se me antojan interminables… Millones de mexicanos contamos las horas reloj en mano…

Tambien te puede interesar