0 0

Historias detrás de los números

Rancheras, cumbias, baladas, rockeras, reguetoneras, de ópera, en todos los géneros hay canciones para hablarle bonito a las mujeres; si la música no fuere suficiente también hay poemas, frases en tarjetas y un montón de maneras de bajarles el sol, la luna y las estrellas, para enamorarlas, para decirles que a una mujer no se le toca ni con el pétalo de una rosa… hasta que se descubre que las letras de canciones, los poemas y las frases bonitas se estrellan contra la realidad: el 70 por ciento de las mujeres en el mundo sufren, o han sufrido algún tipo de violencia en su vida. Sí, esta es una de las veces en que este espacio se enseria para sumarse a la cruzada por un mundo sin (tanta) violencia en contra de las mujeres de todas las edades.         
Ahí tiene que el 25 de noviembre fue el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, decretado por la Organización de las Naciones Unidas en 1999, y que dada la situación en el mundo, se extiende a una jornada de 16 días de activismo para tratar de hacer conciencia sobre el problema que significa la violencia contra la mujer de todas las edades. Problema que en algunas culturas incluye la mutilación de los genitales femeninos. Si de sólo imaginarlo duele, ahora trate de asimilar que hay más de 200 millones de mujeres y niñas vivas en Medio Oriente, Asia y África, en esa situación, de acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud.        
Y si alguien dice “pero eso es allá, aquí no tenemos eso”, le cuento que en materia de violencia hacia la mujer, en México y en Sinaloa no cantamos mal las rancheras. En nuestro país la violencia es la quinta causa de muerte entre las mujeres, además de que casi la mitad de la población femenina padece algún tipo de violencia, que ya está visto que no sólo es física, sicológica, económica, sexual o emocional, sino que también puede ser laboral y hasta política.                
A propósito de estos días de activismo, si anda por el centro y le toca pasar por el atrio de la Catedral notará que toda la pared a un lado de las escalinatas parece que tiene un tapiz color lila a cuadros. Si se acerca notará que las figuras no son cuadros, sino cruces con el nombre y la edad de cada una de las mujeres asesinadas en los últimos cinco, ya casi seis, años. Una cruz está pegada con la otra para poder que cupieran, de tal manera que de tan juntas vistas a lo lejos las cruces forman cuadros. Es que van 465 mujeres asesinadas en estos casi seis años, pero además de ellas hay otras, son 169 que están desaparecidas, vivas en la esperanza y en la incertidumbre.             
A la par, en estos últimos cinco años, las autoridades han recibido 10 mil 842 denuncias por violencia intrafamiliar. En un rápido ejercicio, eso significa que cada día se presentan en el estado casi seis denuncias. La noticia buena es que la violencia intrafamiliar cada vez  se denuncia más, la mala es que por cada denuncia que se presenta hay otros tantos casos que permanecen en silencio y lo importante es no olvidar que detrás de cada número se encierra una historia de miedo.                                

Gracias por leer estas líneas. Comentarios, invitaciones y etcétera por favor en adosdetres@hotmaill.com En Twitter en @MarisaPineda Que tenga una semana que haga conciencia.

Tambien te puede interesar