0 0

La caseta de Puebla

Creen que confiesan, pero están presumiendo. Florestán.

Cuentan que cuando Adolfo Ruiz Cortines asumió la Presidencia de la República, el uno de diciembre de 1952, recibió a algunos de sus amigos, pero en especial a uno muy querido al que le dijo a solas en Palacio Nacional:
-Compadre querido, usted sabe lo que lo quiero y lo que le debo. Dígame qué quiere del gobierno, bueno, nada del gabinete o cosas así, pero hay posiciones muy importantes y muy interesantes, usted diga, su boca es medida.
El compadre querido no lo pensó mucho.
-Deme la báscula de Puebla.
-¡Qué…! –Exclamó don Adolfo -¿La báscula de Puebla? ¡No compadre, no! Sea serio. Hay muchas cosas y usted me sale con la báscula de Puebla. Piénsele bien y nos vemos otro día cuando ya sepa lo que quiere.
-No compadre, sé lo que quiero, no necesito pensar. Quiero la báscula de Puebla.
-¡Pero cómo la báscula de Puebla! Eso no es nada para lo que le ofrezco. Piénsele y nos vemos otro día.
A los pocos días se volvieron a reunir y Ruiz Cortines volvió al tema.
-¿Qué pasó compadre? ¿Ya lo pensó bien?
-Sí.
-Y entonces, ¿qué quiere?
-La báscula de Puebla. Usted me dijo que lo pensara y lo tengo pensado hace muchos años. La báscula de Puebla.
-Bueno –le dijo resignado don Adolfo– ¡La báscula de Puebla! Sea.
-Muchas gracias compadre. Le estaré siempre agradecido. ¡Ah! y la quiero solo seis meses.
-¡Cómo seis meses!
-Sí, seis meses y con eso me retiro.
Y cuentan que así fue. El compadre querido administró seis meses la báscula que estaba a la entrada de la entonces única carretera México-Puebla y se retiró multimillonario.
Y es que desde entonces, el pesaje de los camiones de carga, que nadie respeta en México, era una de las principales fuentes de corrupción.
Años más tarde, en otra Presidencia, incapaz de corregir la corrupción de las básculas carreteras, las cerró, como se hacen en México las cosas: si no pueden curar un mal, lo matan.
Hoy el pesaje a los camiones y tráileres se hace a control remoto, pero el equipo es insuficiente y cada vez más los dobles remolques.
Y la mayoría de los transportes de carga no respetan los máximos, lo que es otro negociazo y otra expresión de corrupción.
RETALES
1. TURISTA.- El lunes por la noche viajó a Nueva York José Antonio Meade, acompañado del director de Pemex, José Antonio González. El nuevo secretario de Hacienda se sentó en la sección de turista de un vuelo comercial; 
2. FRACTURAS.- Dirigentes de la coordinadora de maestros en Michoacán y Oaxaca, ya están sentados en mesas de diálogo con autoridades locales y delegados federales. Faltan Chiapas, donde está la base dura, y Guerrero, donde son los menos pero más ultras; y
3. VENCIDA.- Una prueba para Ricardo Anaya es la integración del Consejo Nacional del PAN, que designa, entre otras cosas, a los candidatos plurinominales federales y locales. Ya está la convocatoria para reunir a su Asamblea Nacional, en diciembre.
Nos vemos mañana, pero en privado..

Tambien te puede interesar