0 0

La felicidad como un valor

La felicidad puede tener significados diferentes para cada persona pero hay algo en común en todos ellos: la felicidad no la consigue uno solo, depende en gran parte de las circunstancias y situaciones que uno vive con su entorno, con sus familiares, amigos, vecinos, etc. La felicidad es un valor, un estado de bienestar que los padres deben enseñar y ejercitar en sus hijos desde la más temprana edad. Es importante que los padres eduquen a sus hijos para que se sientan y sean felices. Para ello, Guiainfantil.com nos da 10 consejos:

1- Para inculcar la felicidad en el día a día de los niños es necesario darles ejemplo. No nos sirve de nada que digamos a los niños que ser feliz es importante si estamos todo el día quejándonos, dándoles muestras de que no somos felices.

2- Ser feliz depende mucho de otros valores como la amabilidad y la bondad. Enseñar a los niños a que sean educados y amables con los demás es una forma de que ellos se sientan más considerados por ellos y, por lo tanto, más felices.

3- Animar a los niños a que sean independientes y autónomos también es una forma de hacerles sentir felices y con más confianza en sí mismos.

4- Motivar a los niños a conseguir y hacer lo que les gusta también es una manera de aumentar su autoestima y, por lo tanto, su felicidad.

5- El valor de la gratitud también nos enseña a ser felices. Enseñar a los niños a dar las gracias les hará reconocer todo lo que tienen en su entorno, y les hará crecer en todos los sentidos.

6- Enseñar a los niños a que sean positivos les dará más seguridad y potenciará su control mental y emocional para hacer frente a las dificultades. Para ello, los niños deben aprender a controlar sus emociones.

7- Evitar que los niños se quejen. Las quejas no sirven para nada, a no ser para agrandar aún más las situaciones difíciles. Enseña a tu hijo a resolver los problemas en lugar de quejarse. Las quejas muchas veces se convierten en vicios que no hacen feliz a nadie. Es más, acabará contagiando a los demás.

8- Evitar rotular o poner etiquetas como ‘eres torpe’, ‘eres un llorón’, a los niños. Las palabras tienen poder sobre ellos y esa conducta les hará sentir infelices.

9- Ser feliz se aprende en casa, en el colegio, y en todos los entornos. Debemos respetar el derecho de los niños a que sean educados, cuidados, considerados, respetados, etc. Un niño es feliz cuando sus derechos son acatados, defendidos y realizados.

10- El vínculo familiar. Un niño es feliz cuando tiene una familia que le quiere, que le cuida. Es muy importante que los niños vivan en un ambiente sano, tranquilo, seguro, en el que se sientan protegidos y amados, lejos de las peleas, del maltrato y del abandono.

Tambien te puede interesar