0 0

La guerra de Uber

De entrada Uber pegó el primer golpe mediático, un impacto publicitario que de inmediato estremeció y puso en actividad a funcionarios y transportistas y polariza las opiniones de la población. Las autoridades ratifican que no entrará a Sinaloa pero se antoja imposible que la frenen.

Por lo pronto y a pesar de las bravatas de Mingo Ramírez, de que levantará infracciones y que puede hasta detener las unidades que empiecen a trabajar el 4 de octubre, ya Gerardo Vargas acepta que se sentará en la mesa de las negociaciones con los representantes de la empresa.

En contra, los líderes transportistas dicen que no quieren violencia, pero ya se han visto los bloqueos contra transportistas independientes en Mazatlán o de los materialistas en la planta de fertilizantes de Topo. Que ya están renovando los carros y que los podrían dejar sin el sustento a ellos y a sus familias.
A favor, que ya es demasiado tarde para mejorar el servicio y las unidades, que lo hacen bajo presión y que el transporte de pasajeros sí es negocio, porque en Uber ya muchos particulares compraron vehículos nuevos para ponerlos a trabajar, personalmente o con choferes y que los ingresos se dividirán en tres partes, para el trabajador, el propietario de la unidad y la empresa, y aún así es redituable.
Que Sinaloa es de los pocos estados con la ley de transporte obsoleta, con las concesiones en manos de organizaciones políticas y que la nueva empresa viene a acelerar la añeja demanda del sector privado de que se libere el servicio. El alcalde Arturo Duarte dice que bienvenida la inversión y que la competencia beneficia a la población.

Popurrí. El gobernador electo, Quirino Ordaz, todavía no quiere dar a conocer la baraja de funcionarios con la que integrará su gabinete; sin embargo, suenan los nombres de quienes podrían ser la punta de lanza de sus principales colaboradores, ya que en los últimos días ha cobrado fuerza la versión que el diputado federal David López, usa su derecho de picaporte en Los Pinos para empujar fuerte con miras a convertirse en el secretario general de Gobierno y que incluso Quirino lo ve con buenos ojos porque se la jugó con él en forma decidida.
El tesorero estatal podría ser Carlos Ortega y en Educación Pública se baraja a Enrique Villa y José Ángel Pescador, ambos con brillantes trayectorias en dependencias educativas. Se asegura que Joel Boucieguez mantendrá su influencia y se le ubica como su jefe de asesores.

CASAS PARA POBRES. El delegado de Sedatu, el mochitense Marco Antonio Tordecillas, firmó ayer el convenio con el alcalde Arturo Duarte para invertir de manera extraordinaria 42 millones y medio de pesos en la construcción de mil 349 cuartos habitación para familias pobres de las colonias Diana Laura, Almacenes Nacionales y en el medio rural para paliar el hacinamiento y abatir la pobreza en que viven algunas familias del municipio.

LETRA MUERTA el punto de acuerdo del Senado para que se frene la construcción de la planta de fertilizantes, la obra sigue bajo el argumento que generará empleos y que cumple las normas.

Tambien te puede interesar