0 0

La intensión

Todo lo que ocurre y existe en el universo se origina con la intención. La intención es la base de la creación. Eso nos lo dice el pasaje de Adán y Eva: todo estaba en equilibrio, todo existía de manera potencial, había un orden absoluto, pero un día, la intención, Eva, motivó a la voluntad del hombre, Adán, a probar algo más fuera de ese orden, lo cual fue causa de que ambos empezaran a conocerse y salieran de su estado potencial, aletargado, su área de confort, para ir a habitar a otro mundo, el mundo físico. Esa es la historia de la creación.
Esto aplica para todas las actividades: Si no fuera por la intención, la realidad física no existiría. Todo aprendizaje, recuerdo, razonamiento, inferencia o actividad motora están precedidos por la intención. Nada llega a existir, sin antes haber sido un pensamiento, una intención.
Nos lo dice la física cuántica; todo el universo actual, todo el mundo, antes de ser observado, existe como un campo de actividades caótico, dinámico y no lineal, que permanece en aparente estado de desequilibrio. Cuando alguien desea algo, con profunda o repetida intención se organizan sincrónicamente estas actividades hasta dar existencia a lo deseado.
Así, las cosas, nuestro destino proviene del nivel más profundo de la intención. Visualizando, construyendo mentalmente lo que deseamos y llenándolo de intención profunda y repetida, lograremos que se haga realidad, al igual que la creación del mundo físico y del ser humano se hizo posible a partir de un pensamiento con intención.    Hasta lo imposible puede hacerse posible con el poder de la intención. Propóngase usted, al igual que quien escribe, y todos los ciudadanos de bien en nuestro país a vivir en paz, progreso y bienestar.

Tambien te puede interesar