0 0

Mala racha

Se suponía que con la construcción de la presa Picachos y del acueducto de Miravalles Mazatlán iba a contar con suficiente abasto de agua para los próximos 25 años

Se suponía que con la construcción de la presa Picachos y del acueducto de Miravalles Mazatlán iba a contar con suficiente abasto de agua para los próximos 25 años, aunque algunos políticos hablaban hasta de 50.

Lo malo es que del plato a la boca se cae la sopa. Ya esto ha pasado en varias ocasiones, pues es una obra que se ha venido posponiendo y todo indica, según lo confirmaron legisladores federales, que ni para el 2017 hay un presupuesto amarrado.

Lo cierto es que apenas en marzo de este año el alcalde Carlos Felton presumía que se invertirían 570 millones de pesos en la construcción del proyecto de acueducto Picachos - Mazatlán. Esto luego de una reunión sostenida con el titular de Conagua en México.

Desafortunadamente, los tijerazos al presupuesto vienen duros y todo apunta a que esta obra tan importante para el desarrollo de Mazatlán tendrá que esperar en el mismo banquillo que la ampliación y dragado de la terminal portuaria. Mazatlán tiene el reto de crecer y estaba considerada por algunos índices como una de las ciudades con más futuro, sin embargo, si esto no se materializa en acciones, la ciudad se va a quedar por debajo de su potencial. Y mientras el puerto espera mejores tiempos, otras ciudades le podrían comer el mandado

Tambien te puede interesar