0 0

Mujeres sinaloenses olvidan a Salvador Alvarado

El 63 aniversario que el presidente Adolfo Ruiz Cortines concediera el voto a la mujer se celebró ayer. Hay que reconocerlo, ese avance igualitario ha alcanzado su cima en esta época, la mejoría política de las mexicanas. En nuestro estado, la celebración encuentra que por primera ocasión el Congreso local está integrado con un 45 por ciento de la presencia femenina y que tiene tres alcaldesas con un buen número de damas ocupando regidurías. 

Alvarado, el primero. Recordaremos que un culiacanense, el general Salvador Alvarado Rubio, —nació en El Barrio en septiembre de 1880— fue el primer impulsor de la otorgación del voto a la mujer. Como gobernador de Yucatán promulgó tres leyes feministas: la que dio igualdad jurídica a las mujeres, la Ley de Emancipación Legal de 30 a 21 años y la Ley de Divorcio que permitió la separación legal y total. Promovió el primer movimiento feminista de México impulsando la celebración del Primer Congreso Feminista en Yucatán y del país, organizado por Consuelo Zavala, en 1916, para dar pauta a los primeros cambios en la legislación rumbo a la igualdad entre hombres y mujeres. En el último día del evento, se planteó el derecho a todas las mujeres mayores de veintiún años a votar y ser votadas en elecciones municipales, lo cual se logró en 1953.

Adolfo el honrado. Nos ilustra Samuel Alapizco Jiménez, que siendo presidente Adolfo Ruiz Cortines, al primer cumpleaños de su esposa, María Izaguirre, le regalaron un auto último modelo, lo más desarrollado en tecnología de Cadillac, y el presidente comentó: “Hace muchos años que mi esposa cumple años y nunca se acordaron de ella hasta ahora que soy presidente. Pueden llevárselo porque no puedo prometer nada a cambio de este regalo”. Fue austero el veracruzano en su sexenio y en su vida posterior, aún después de que Miguel Alemán Valdés institucionalizó el robo en el gobierno, al extremo de que en la revista Life, se publicó un artículo titulado “México fábrica de millonarios, generales y limosneros”, en donde se mencionaba a Miguel Alemán Valdés entre los 100 hombres más ricos del mundo; artículo que le ocasionó a la revista su prohibición en México. Don Adolfo tenía afectos en Sinaloa. Uno de ellos fue su compadre el guasavense ilustre Miguel Leyson Pérez.

Brillante. A propósito de damas, la licenciada Hilda Inukai Sashida concluye una buena labor como secretaria de Desarrollo Económico de Mazatlán. Hasta el mes pasado, quien fuera lideresa empresarial, había logrado inversiones por 25 millones de pesos. Alcanzó a bajar 60 millones para aplicarlos en vivienda rural y urbana y 27.6 millones en apoyo a empresas. En ese lapso se generaron 24 mil nuevos empleos, de acuerdo a datos del IMSS. Su modestia, no ser afecta a reflectores y su profesionalismo, no dice que hizo más.

Tambien te puede interesar