0 0

Para Femebe, mucha galleta

CHOQUE.– Que si alguna vez existió la propuesta de que el profesionalismo tomara la Federación Mexicana de Beisbol, hoy parece ser que los esfuerzos van hacia allá. Cierto, no todo ese amorfo concepto al que llaman “beisbol mexicano” sino un sector que bien caracteriza José Maiz, el presidente de los Sultanes de Monterrey.
Identificado Maiz con las ligas infantiles de México a través del programa Williamsport y sabidas sus ligas de acercamiento con el sector oficial de Nuevo León, no es descabellado pensar que la versión que menciona al exmarchista Raúl González como aspirante a dirigir la Femebe haya salido de la oficina del dueño de los Sultanes.
Por más que se ubique a González por haber sido presidente de la LMB, con una estancia en la que hubo más pena que gloria, aquí hay que ubicarlo como un alfil de Maiz para combatir a la mafia que, con Enrique Mayorga como cabeza visible, tratará de mantener el régimen de excepción (y de terror) que impusiera el fallecido casi –dueño de la federación, Alonso Pérez. Ya sabemos que la claque federativa no da paso sin guarache y que bien pudieron agruparse de inmediato esperando que del gobierno llegara el golpe que no se dio meses atrás. Puede y no hayan esperado entonces que la “contra” llegara del sector profesional con el cual, hay que decirlo, el supuesto amateurismo tiene más nexos de lo que se puede suponer.
La jugada es buena, creemos. González aparece como un “tercero” en discordia luego de que se anticipaba que Ismael Valdez sería la carta que jugarían las autoridades deportivas (Conade). Pepe Maiz llegó por el punto ciego.

SECUELAS.- Lo que sigue, si es que la versión dada a conocer el por Norte es correcta, es que efectivamente la Conade de Alfredo Castillo actúe cerrando la pinza y mueva sus hilos a favor de González. La cosa es actuar “submecatum” y no hacer que “las viudas de Alonso” se ericen. Recordemos que aparecen también en escena personajes como Anwar Pérez, hijo de APG, quien podría reclamar su “derecho de sangre” por lo que fue casi propiedad de su padre además de los no pocos caciques estatales que van a querer vender caro su voto a favor de Mayorga o de alguien de su misma claque.
Estará interesante esta novela que tendrá que tener desenlace allá por el mes de febrero.

PUGNA.- A Pepe Maiz también le aguarda otro buen pleito, pero este en la Liga Mexicana de Beisbol; y ahí creemos que no podrá tener tanto apoyo. El día 27 habrá asamblea y seguramente que uno de los temas a tratar será el relacionado con los jugadores de doble nacionalidad.
Más allá de su exabrupto cuando la final de la zona norte, cuando se quejó del caso Tijuana (Toros con 10 “pochos” y seis extranjeros), la intentona de Maiz será que al menos la LMB decida limitar el número de jugadores por equipo, no dejar libre la cifra y que no le den motivos para corajes como los que hizo semanas atrás. Siendo que ahora los que mandan son la “nueva generación de directivos”, nos late que no habrá marcha atrás y la careada la perderá el dueño de Sultanes luego
de que sus “leales”, Roberto Mansur y Carlos Peralta, por distintas razones ya no tienen el peso que llegaron a tener. Uno, reclamado por los “nuevos dueños” al no ser propietario y el otro por ser ya abiertamente uno de los clubes subsidiados de LMB, el de los 50 millones de pesos que acusó Maiz en indiscreción que quedó grabada con todo y venas saltadas del directivo.

BY THE WAY’.- Que si no a todos los temas pendientes les darán solución y que se trate de salir con declaraciones públicas que falten a la verdad (asistencias, por ejemplo), se esperaría que la LMB le entre de frente a alguna situaciones que parecen ser ya insostenibles.
Todo converge hacia el mal de origen y, por ello, lo primero sería que hablen de la necesaria reducción de equipos. ¿Qué hacer con las franquicias que no dan, que no aportan y que se mueven en la cuerda floja?
En ese mismo tenor, que abordarán el caso de los clubes subsidiados y evitar penas como las que hoy pasan, entre otros, Tigres, Olmecas o el Águila. Mencionar el caso Broncos es hablar del epítome de lo que anda mal. Ya hasta los que soltaron el chisme de una “mudanza” dieron reversa.
Ojalá y la LMB se anime en serio a tomar decisiones en pro de su futuro, de su mejor futuro y por, sobre todo, que sus socios se animen a integrar una alianza movida por una visión de negocios, no por tripas alteradas.
Que dejen de ser un club de vanidades o una liga de ricos y pobres.

Tambien te puede interesar