0 0

Se prendió el taste en Mocoritón

Laureano López Rodó: “Politizar el deporte sería prostituirlo. El espíritu deportivo está por encima y al margen de las diversas opiniones políticas”. Nace en Mocoritón Viejo el Club Deportivo Óscar Camacho. Así, de primas a primeras. De la noche a la mañana. Y se organizan torneos, donde también obsequian material deportivo. A ciencia cierta se desconoce si es una Asociación Civil.Se ignora cuántos socios componen dicha organización. Pero le dan vuelo a la “hilacha” tanto en la cabecera municipal como en las comunidades rurales. Y ahí desfilan los “Óscares” por la alfombra roja, como si fuera en esos premios que se otorgan en la casa del Tío Sam, ahora de Trump. Óscar Camacho Ponce, -o sea, Pol-8-, organiza los eventos. Los premia Óscar Camacho Rodríguez, su hijo. Y como en el Pueblo Mágico ya están curados de espantos, no se tragan el anzuelo. El comentario lleva jiribilla de que el ex funcionario municipal anda en plena campaña, así lo dicen en la Atenas de Sinaloa.
Colofón. Y a propósito de falsus, carriwis, saniyalis, -traducción- “Siento la pasión furtiva al no verte en mi alcoba”. ¡Ai’sí! Ya lo dijo Manuel Fraga Iribarne: “Nos guste o no, el deporte está politizado en todo el mundo. Pero eso no quiere decir que estimemos que debe emplearse al deporte como arma política”. ¡Ya se prendió el taste en Mocoritón!

Tambien te puede interesar