0 0

Video Thalia "arrasando" en el Auditorio Nacional

La cantante una vez más demuestra que es la estrella mexicana más importante en el ámbito musical con su "Latina Love Tour"

Thalia

México.- Thalia no puede negar sus orígenes, incluso ella misma los recuerda al decir que aún se siente como la chica de la colonia Santa María la Ribera. La cantante tampoco niega su pasado y a pesar de las grandes producciones discográficas, sigue provocando gritos con su Rosalinda y sus dos Marías (la del barrio y Marimar).

 

Un vídeo publicado por Thalia (@thalia) el

 

Con todo y eso la cantante no escatima en la producción de sus conciertos. Grandes pantallas, videos musicales, bailarines y vestuario digno de una alfombra roja en medio de la realeza es como la también actriz arma sus conciertos.

 

¡Auditorio! Ready? ¿Listos para el #latinalovetour 17 y 18? ¡Yo MÁS WOW lista!!! #Mexico

Una foto publicada por Thalia (@thalia) el

 

La parafernalia es aplaudida por sus “amores”, ellos quienes se encargan de hacer los coros cuando ella deja de cantar. Ellos quienes un lunes por la noche llenan todas las butacas del Auditorio Nacional. Ellos que la reciben con aplausos y hasta le limpian el sudor; ellos que también la sostienen cuando al más estilo de una rockstar se lanza a los brazos de sus fans.

 

Por casi dos horas y más de 30 canciones, Thalia no sólo presentó su más reciente material que está lleno de ritmos latinos. También cantó una canción de Juan Gabriel, “Insensible”, tocó la guitarra, bailó y estuvo cerca de sus seguidores.

 

En el primer cambio de vestuario y al más puro estilo de una princesa brillante, Thalia le dio paso a las canciones que ponen melancólico a cualquier corazón. “Qué será de ti”, “Equivocada”, “Por lo que resta de vida” y “Habítame siempre” lograron sacar los recuerdos de sus fans.

A pesar de que dedicaba bastante tiempo a hablar, a recordar y a pedir y mandar besos a su fans, Thalia también dedicó todo un bloque a la parte latina, la parte en dónde mostraría cómo mover las caderas y en donde el género no era sinónimo de prejuicio.

 

“Entre el mar y una estrella”, “Tu y yo”, “Seducción”, “Piel Morena”, “Amor a la mexicana” y “Desde esa noche” hicieron bailar los diez mil presentes, quienes a pesar del look oficinista cantaron y bailaron con ella.

El final llegaría con los temas que la han hecho popular entre la comunidad LGBTTTI y así las banderas del arcoíris aparecieron y el grito de “A quién le importa” no tardó en hacerse oír. El último tema sería “Arrasando” y con ella todos sus bailarines, sus cinco músicos y coristas la acompañarían para decir adiós.

 

Y antes de dejarla ir, los fans de las primeras filas le entregaron una variedad de banderas de los diferentes países que estaban esta noche. Brasil, Argentina, Chile y México, fue con esta última que se despidió y agradeció a su tierra de origen.

 

Con información de: El Universal

Tambien te puede interesar