Eso les es lo de menos...

Por NACHO PÉREZ