Dos jóvenes empresarios realizaron una excéntrica boda en Venezuela en medio de una crisis humanitaria.

Dos jóvenes empresarios realizaron una excéntrica boda en Venezuela en medio de una crisis humanitaria. Fuente: AP Fotógrafo: Rodrigo Abd

Mundo

Una lujosa boda llena de comida y famosos causa polémica en Venezuela

Entre la crisis económica y humanitaria de Venezuela, una joven pareja de ricos tira la casa por la ventana y realiza una éxcéntrica boda en una hacienda en Acarigua

Por: AP

Venezuela (AP).-  Dos novios jóvenes emprendedores se casaron en Acarigua, Venezuela y tiraron la casa por la ventana en medio de una crisis humanitaria y económica.

Es el tipo de festejo que resulta cada vez más inusual en Venezuela: Una boda lujosa en los llanos tropicales, una región conocida por sus bravos vaqueros y donde sitios como este sirven a una elite cada vez más reducida.

Durante tres días, los huéspedes, incluidos una ex Miss Universo, grandes terratenientes y otros miembros del 1% de Venezuela, vaciaron botellas de whiskey caro, arriaron búfalos montados a caballo y zapatearon al ritmo de la música de un popular cantante de música llanera.

Los invitados bailaron por horas antes de la boda y bebieron caras botellas de alcohol. Foto: AP

Pero incluso en este lugar reservado para los ricos en una nación sumida en una crisis económica la realidad se hizo presente, al menos por un momento.

Un hospital de niños de la zona estaba desvencijado y la pareja y sus huéspedes decidieron pintar sus descascaradas paredes.

La novia, María Fernanda Vera, fundadora y directora general de Melao, una empresa de modas realizó una obra de caridad pintando las paredes de un hospital en ruinas. Foto: AP

"Obviamente, en medio de estas circunstancias, que haya esta celebración es difícil, pero por eso hicimos lo del hospital", expresó el novio, Juan José Pocaterra, de 32 años, cofundador y director general de Vikua, un startup tecnológico cuyo nombre en latín significa "calidad de vida" y que la revista Forbes describe como uno de los más prometedores de América Latina.

"Para Juan y para mí, que somos emprendedores, era muy importante hacerla aquí, porque nosotros estamos apostando por Venezuela", dijo la novia María Fernanda Vera, fundadora y directora general de Melao, una empresa de modas, quien se crió en los llanos.

"Creemos en la reconstrucción de Venezuela" dijeron los novios, quienes posaron de espaldas para la cámara. Foto: AP

Unos 3 millones de personas, casi el 10% de la población, se han ido del país escapándole al hambre, la violencia y la hiperinflación. Escasean medicinas. Y muchos de los que se quedaron no pueden satisfacer necesidades básicas con el sueldo mínimo de unos 6 dólares mensuales.

La actividad, organizada con la ayuda de la agrupación sin fines de lucro Trazando Espacios Públicos, "es una forma de contribuir en medio de tanto sufrimiento".

Al caer la noche, todo recordatorio de la crisis humanitaria que enfrenta la nación se diluyó.

Los huéspedes se reunieron en una propiedad de la hacienda bajo una luna llena.

La celebración duró tres días. los invitados provenientes de varios lugares bailaron y degustaron un carísimo banquete de carne, quesos y platillos típicos. Foto: AP

Algunos se pusieron cascos y montaron a caballo para un juego en el que arriaban búfalos de agua hacia un corral mientras los demás observaban a una distancia prudente.

Meseros con corbata repartieron cerveza y chorizo asado mientras un grupo musical tocaba joropos, ritmo típico con harpas, maracas y una guitarra de cuatro cuerdas.

Joel Hernández, un cantante de 72 años con sombrero de vaquero, les hizo una serenata a los novios entonando temas llaneros.

La mañana siguiente los huéspedes se despertaron en cabañas rústicas al son del trino de las aves de la zona, con una leve resaca.

Tras un desayuno típico con arepas, las actividades del día incluyeron escalar un muro, montar a caballo, nadar y jugar a las bochas.

Para seguir con la fiesta se rentaron unas cabañas con alberca y montaron a caballo. Foto: AP

En el campo, los peones mataron una vaca y un cerdo para asarlos y montaron un escenario digno de un concierto de rock.

Luego vino la boda junto a un lago. Las mujeres, con elegantes vestidos livianos de verano, se abanicaban con abanicos delicadamente pintados y sostenían sombrillas de colores pasteles para protegerse del sol.

Los novios se casaron al tercer día luego de dos días de fiesta, comida, alcohól y mucha diversión. Foto: AP

Los hombres lucían camisas blancas, suspensores, corbatines y pantalones color beige, además de sombreros Panamá que recibieron a su llegada.

Entre las damas de honor de la novia estaba la ex Miss Universo Stefanía Fernández.

Stefanía Fernández, ex Miss Universo de Venezuela en 2009. Foto: AP

Maickel Melamed, el orador motivacional conocido por sus charlas de TED y por correr maratones en todo el mundo a pesar de que sufre de distrofia muscular, estuvo a cargo de la ceremonia y unió a la pareja en un muelle de madera al son de "Here Comes the Sun", de los Beatles, y de "A Whole New World", de Disney.

De vuelta en la hacienda arrancó la fiesta, con abundante Johnnie Walker Black.

La gente se alineó frente a un bufete con carne vacuna y de cerdo, yuca y cachapas, una tortilla de maíz tierno dulce típica de Venezuela, Más de 50 kilos (110 libras) de queso habían sido comprado localmente para el evento. A

Mientras en algunas zonas de Venezuela, las personas urgan en la basura y compran carne cruda, los invitados degustaron un rico banquete con todo tipo de carnes. Foto: AP

lgunos de los invitados bailaron hasta pasadas las cuatro de la mañana.

Para la ex Miss Universo, una mujer políticamente activa, fue la primera vez en años en que regresaba a Venezuela.

Acerca del autor