Selecciona tu región
Agro

Importación de granos con mayor crecimiento en 25 años en Sinaloa

Representantes de organizaciones agrícolas de Sinaloa reconocen que la falta de un presupuesto para la agricultura comercial aleja a México de la soberanía alimentaria

Por María de Jesús Estrada

-

Sinaloa.- La falta de programas que den certidumbre a la agricultura comercial de Sinaloa se traduce en que los indicadores de importación tuvieron el aumento más importante en los últimos 25 años, lo que representa un incremento del 39 por ciento, es decir, 7 mil 725 millones de dólares adicionales, detalló Gustavo Rojo Plascencia, presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sinaloa (Caades).

Reconoció que, sin duda, no se tuvieron sorpresas en la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, puesto que se dio la misma estructura que se planteó desde el inicio de la actual administración federal, donde las organizaciones agrícolas hicieron todo lo posible para que se consideraran programas estratégicos para el sector agrícola de suma importancia y aún así, dijo, se mantiene el viraje a los apoyos prioritarios del Gobierno federal que al final de cuentas son programas asistencialistas y que van dirigidos a otra parte del país, en su mayoría. 

La problemática de la comercialización

“Los programas que se aplican aquí finalmente no se traducen en un aumento en la producción. Ya tenemos alrededor de dos o tres años donde ya no hay una estructura programática que le pueda asignar recursos a programas estratégicos que, nosotros insistimos mucho, eran prioritarios para nuestro sector, como el programa de ordenamiento de mercado en Sinaloa, puesto que es sumamente importante el tener un árbitro que controle y que maneje la comercialización de los granos, que sea un árbitro que se dedique al cumplimiento de las partes”.

Leer más: Pescadores libres apoyan la planta de fertilizantes en Topolobampo, Sinaloa

Dijo que pese a los números positivos que se tuvieron por los precios de los granos en la Bolsa de Chicago, también hubo incumplimiento.

Rojo Plascencia explicó que, gracias al esfuerzo de los 7 millones de productores agrícolas, ganaderos y pescadores del país, México se ha consolidado como la décima potencia mundial en producción de alimentos y el séptimo país exportador. Tan solo en el 2020, dijo, exportamos 39 125 millones de dólares de productos agroalimentarios, pesqueros y agroindustriales, lo que representó un crecimiento del 4.1 por ciento, respecto del año anterior y 1556 millones de dólares adicionales. Mientras que las compras de alimentos al resto del mundo (importaciones) ascendieron a 27 167 millones de dólares, lo que nos permitió alcanzar un superávit de 11 958 millones de dólares en la balanza comercial agroalimentaria. Este es el saldo positivo más alto de la historia.

En ese sentido, en el periodo enero-septiembre del 2021, la exportación nacional de alimentos generó divisas por 32 753 millones de dólares, mientras que importamos 27 339 millones de dólares, lo que significa un saldo positivo de 5415 millones de dólares.

Resaltó que en el informe realizado por la Caades, hoy los productores mexicanos están aprovechando las ventajas competitivas que les brindan los 13 tratados de libre comercio vigentes y que les da acceso a 52 países del mundo, particularmente, el Tratado entre México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Sin embargo, seguimos dependiendo de un solo mercado: “el estadounidense”, hacia donde enviamos el 78 por ciento de nuestras exportaciones de alimentos. Razón por la cual nos urge diversificar los mercados, aprovechando la amplia red de tratados y para ello, dijo, se debe tener mayor enlace entre los agricultores y organizaciones agrícolas con el Gobierno.

Balanza comercial agroalimentaria. Foto: Debate

Soberanía alimentaria

El presidente de la Caades destacó que con los indicadores al alza del porcentaje de importación de granos, México se aleja más de la soberanía alimentaria que tanto han anunciado muchos gobiernos, pero aun cuando los números no benefician a la agricultura comercial, vienen recursos etiquetados para dos obras muy importantes en materia hidroagrícola en el sur de Sinaloa.

“Hay que reconocer que en la asignación de recursos hay dos temas muy importantes en Sinaloa, como la presa Santa María y presa Picachos con el aumento al presupuesto de ambas obras hidráulicas, que esto, sin dudas se va a traducir en beneficios para el sur del estado y va a cambiar la vida de esta zona de Sinaloa y aplaudimos los precios de garantía del trigo que tuvieron un considerable aumento, pero también insistir en el programa de pequeños y medianos productores de maíz, porque no contamos con nada de eso, es solo una actualización con el precio de garantía debido a los costos tan elevados de producción a lo que realmente estamos viviendo con los costos y que nos tiene muy preocupados”.

Mencionó que las políticas gubernamentales no favorecen la soberanía alimentaria que siempre se ha buscado, por el contrario, dijo, la aleja.

“Creo que este tipo de políticas y estos enfoques nos van alejando más de una soberanía alimentaria y vemos los indicadores de exportación e importación y tenemos un sector muy exitoso, como el de las hortalizas, pero también un sector que ocupa estar en similitudes de una manera más competitiva contra los aliados comerciales, que son los productores de granos en Estados Unidos, pero ellos tienen presupuestos multianuales que cada vez tienen más presupuestos e incentivos como productores de granos y nosotros totalmente el sentido contrario, lo que está traduciendo en mayor porcentaje de importación de granos”.

Sin duda, dijo, la mayor parte de la producción de Sinaloa se da con la agricultura comercial y sí hay una pequeña parte de temporal qué es en la zona serrana, pero la gran mayoría, dijo, es comercial y es la que ha arrojado buenos números en la balanza comercial. 

“El sector granero es el que ocupa mucho más apoyo, mucho más incentivos y mucha más certidumbre. Ya salió el presupuesto, sin cambios, pero espero que al final lo que requerimos es mayor certidumbre y que nos ayuden con regresar algunos de los programas que ya desaparecieron, como el subsidio al seguro agrícola y los costos de producción que siguen en aumento de manera exponencial”.

Reforma fiscal, otro golpe

Aunado a la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, con nulos beneficios para la agricultura comercial, dijo, también se encuentra en proceso la reforma fiscal, donde prácticamente, dijo, se le quitan todas las facilidades al sector agrícola y lo pone contra la pared. 

“A las personas físicas ya los va a comprometer y a obligar a presentar declaraciones mensuales, cuando antes teníamos esas facilidades de que los productores que tenían ingresos de menos de un millón 300 mil pesos tenían la facilidad de presentar solo una declaración anual y sin impuestos, pero ahora, desde el primer peso de ingreso ya está corriendo un porcentaje para pagar impuestos a todos los productores, por mayor, chico, mediano y grande, ya entran en pago de impuestos, independientemente de que haya rentabilidad para este productor o no, y esto convierte y aumenta los costos de producción, porque esto significa que hay que contratar a un contador para que le lleve estos números, porque si cometen una falta de no presentar estas declaraciones mensuales se van al régimen general, donde eso prácticamente lo dejaría fuera de cualquier recurso para poder llevar esta actividad”.

La falta de apoyo de los legisladores federales en beneficio del campo sinaloense no es desconocimiento de la importancia que representa el sector agrícola comercial, dijo, puesto que desde hace muchos años se ha trabajado con ellos y se les ha hecho saber desde que andan en campaña política sobre todo esto.

“Hay que reconocer que después de dos años tan complicados por el tema de la pandemia, el país ocupa recursos, no tengo duda, pero creo que el sector que produce los alimentos no es un sector que se tiene que modificar y ajustar, pues es el que pone el alimento en la mesa de todos los mexicanos y de los extranjeros, tan es así que se comprobó que a pesar de la pandemia que paralizó a la gran mayoría de los sectores productivos, el campo nunca paró y puso en la mesa de todos los mexicanos los alimentos necesarios, siempre. Entonces es un sector prioritario y mandó buenos números al país, entonces yo creo que no se ha logrado reconocer al campo como un sector prioritario para que tenga sus beneficios igual”. 

Desánimo de agricultores

Por su parte, el presidente de la Alianza Nacional Agropecuaria y Pesquera del Estado de Sinaloa (Anapsin), Alejandro Cervantes Sotelo, dijo que es obvio el desánimo de los productores tras la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, pero, aun así, lo que menos esperan los agricultores, dijo, es paternalismo. 

“Los productores estamos cumpliendo y el Gobierno tiene sus responsabilidades muy bien especificadas, dentro de algunas responsabilidades que no están cumpliendo es que no sirvió de nada Segalmex (Seguridad Alimentaria Mexicana), nos dejó solos y a la deriva, para todo argumenta que no hay presupuesto porque no han direccionado nada con relación al campo en el norte, particularmente de Sinaloa”.

Dijo que en Sinaloa la mayor parte de la producción agrícola es comercial y todo lo que parezca o sea agricultura comercial está muy claro que el Gobierno no quiere apoyarla. “Qué bueno que está apoyando a los productores temporaleros y qué bueno que está apoyando a los pequeños productores del sur, pero qué malo está que no nos incluya en el presupuesto real de lo más elemental que ocupamos los productores, que es la sanidad, porque un valle sin sanidad está a la deriva y ahí está desprotegiendo a todos”, lamentó. 

Destacó que los productores afiliados Anapsin le dieron el voto de confianza al nuevo gobierno, pero ya tiene varios días, dijo, y no ha tenido apertura para una reunión con los productores agrícolas. “No ha hecho reuniones para ver qué vamos a hacer, agarrados de la mano el Gobierno del Estado de Sinaloa, la Secretaría de Agricultura y los agricultores, es un asunto que tiene que tener injerencia directa del gobernador con el presidente de la república”.

Estado de emergencia

La falta de un presupuesto etiquetado a la agricultura comercial la calificó como un estado de emergencia que requiere de la inmediata atención del Gobierno del Estado. Explicó que se requiere  que el mandatario estatal sea puente con el presidente de la república, insistió en que necesitan pronto una reunión con el gobernador y hacer un frente  para efecto de que Rocha se reúna con el presidente López Obrador y “darle para adelante a esto porque es estado de emergencia en el que estamos los productores agrícolas”, expuso. 

Cervantes Sotelo reconoció que la agricultura comercial es el sector que más ha crecido los últimos años pese a la pandemia con el esfuerzo de todos los productores, porque del Gobierno no hay nada, dijo, los está dejando a la deriva sin apoyos. 

“No queremos que nos agarren de la mano, sino que no nos dejen sin las tareas que al Gobierno correspondan, es obvio que el presupuesto en lo general no contempla lo más elemental para mantenernos vivos”.

Para pensar en una vía de solución, dijo el líder agrícola, se requiere de la unidad del sector con el gobernador del estado, Rubén Rocha Moya

Datos

Aumento 
Los indicadores de importación tuvieron el aumento más importante en los últimos 25 años con un 39 por ciento.

Leer más: Valle del Carrizo, Sinaloa, mantiene vocación triguera

Exportación e importación
En el 2020 se exportaron 39 125 millones de dólares de productos agroalimentarios, pesqueros y agroindustriales, lo que representó un crecimiento del 4.1 por ciento, respecto del año anterior y 1556 millones de dólares adicionales. Mientras que importaciones ascendieron a 27 167 millones de dólares.

AMLO gasta menos que EPN: Morena
Síguenos en

Editora de información local en EL DEBATE de Los Mochis. Egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Occidente (2007-2011); Técnica en Sistemas Computacionales (2005-2007). Más de 11 años de experiencia periodística. Inició como reportera de información general en El Diario de Los Mochis (2008-2011), posteriormente fue locutora y reportera del programa institucional Así es Sinaloa de Radio Sinaloa; así como corresponsal de la zona norte de la entidad para el noticiero estatal Sinaloa al Día que se trasmite por Radio UAS. Ingresó a empresas EL DEBATE en el año 2014 como reportera de información general. Fue editora del periódico popular La i y actualmente se desempeña como editora de información local en EL DEBATE de Los Mochis. Estudió un diplomado en Desarrollo Humano en la Universidad de Occidente. Fue reconocida en el año 2009 con el galardón Líder Univafu como Líder Regional Sinaloense por la Universidad del Valle del Fuerte. Ha participado como jurado calificador en diversos concursos de oratoria, expresión oral y escrita, ortografía y creación literaria. Cuenta con participación en diversos talleres y cursos relacionados con periodismo, redacción, liderazgo y el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Ver más

Últimas noticias