Selecciona tu región
Agro

Venta de chiles del monte, toda una tradición en San Ignacio, Sinaloa

Son varias las familias del municipio de San Ignacio, al sur de Sinaloa, que dependen económicamente de la venta del chile chiltepín año con año

Por Yolanda Tenorio

-

San Ignacio, Sinaloa.- La recolección y venta del chile chiltepín se encuentra en todo su apogeo, esta es toda una tradición entre los habitantes de algunas comunidades del municipio de San Ignacio aledañas a la carretera estatal, como El Carmen, Cabazán y El Lodazal, quienes han visto en esta actividad una manera segura de percibir ingresos económicos extras.

Los habitantes de El Lodazal, se ha dedicado al corte y a la venta de este producto por varios años, tradición que ha ido creciendo en el poblado a falta de un empleo fijo, sobre todo en la temporada de lluvias, por eso en esta comunidad son varias las personas que se dedican al corte de este fruto silvestre, que le facilita la entrada de ingresos económicos a decenas de familias de ese poblado, conocido como “el pueblo de las hortalizas”, ya que la mayoría se dedica a ese oficio.

Entre los primeros días del mes de septiembre y octubre las plantas de este producto se pueden encontrar en grandes cantidades entre el monte, y de una sola se pueden recolectar más de dos litros (un litro equivale a un recipiente de un kilo).

Este año, aseguran los cortadores, la producción fue mucho mayor a los de años anteriores, debido a que las lluvias fueron abundantes y continuas.

Sotero Cristín, señala que diariamente él, al igual que el resto de los recolectores, ingresa al monte a las 08:00 horas, pues tienen que dar tiempo a que el sol seque el pastizal.

Sus herramientas son un morral en donde van depositando el producto y un machete, este para cuidarse de cualquier animal peligroso que pueda aparecer.

Encontrar las plantas no es fácil para quien nunca ha realizado esta labor, pero para el que conoce el lugar es muy sencillo, pues ya saben donde se encuentra este chile silvestre, a aproximadamente un kilómetro hacia adentro y mientras más pasa el tiempo es más difícil encontrarlo.

La recolección y venta del chile chiltepín se encuentra en todo su apogeo en San Ignacio. Foto: Debate

Además de cansado este trabajo es peligroso pues las víboras de cascabel abundan en esta temporada, además de los bitaches, avispas, moscos y totonotas, estas últimas muy peligrosas.

La mayoría de los que se dedican a esta labor los comercializan en pequeñas cantidades, pues lo ofrecen por las calles o en la carretera.

En el caso de El Lodazal, se vende en bolsas pequeñas de 10 bb y 20 pesos, y uno que otro, como en el caso de, don Sotero, lo venden por litros a un precio de entre 180 y 200 pesos al menudeo mientras que el precio baja para las personas que se dedican revenderlos, ya sea curtidos, secos o frescos o en salsa.

Hay quienes los curten para vender en frascos de diferentes tamaños, y también secos, este debido al difícil proceso, puede costar hasta 800 pesos el litro.

Este producto tiene mucha demanda y son varias las personas que adquieren por litros, hacen pequeñas bolsas y los venden por las calles, de esta manera dicen, les queda algo extra.

Leer más: Se inconforman pescadores rivereños de Rosario ante la Conapesca; piden alto al uso de "chacuacos"

También hay personas que lo mandan a vender a otros lugares en donde no se da esta planta, por ejemplo, Tayoltita Durango en donde es muy bien vendido y demandado, sobre todo seco es utilizado mucho por quienes se dedican a vender mariscos, ya para el próximo mes comenzará a comercializarse el seco, pues el secado lleva su tiempo ya que tienen que esperar a que el fruto madure.

Volcán Etna entra en nueva erupción en Sicilia, Italia
Síguenos en