Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

“Me costó mucho trabajo escribir Subsuelo”

Marcelo Luján gana el premio Dashiell Hammett gracias a su excelente novela negra Subsuelo.

Marcelo Lujan ganador del Dashiell Hammett de novela negra.

Mazatlán. Marcelo Luján se encuentra gozando el premio Dashiell Hammett gracias a su excelente novela negra Subsuelo. En esta entrevista se escarban algunas capas de su intelecto, su vida y paradojas del proceso de creación de la obra del argentino.

¿Cómo fue el proceso de construcción de la novela Subsuelo?
Subsuelo es una novela dura y es también una novela compleja.     Me costó mucho trabajo escribirla y lograr algunos pasajes. Me agotó, me secó y me dejó destruido, pero era el único modo de poder transmitir la historia que pretendía contar. Siempre pensé que podía ser abordada (y comprendida) por casi todos los niveles de lectura.         Subsuelo tiene muchas capas. Creo que esto último es una virtud.

¿Los personajes de Subsuelo son complejos?
Sí, lo son. Subsuelo es una historia que transcurre en un escenario muy encriptado (una parcela o quinta de verano, muy aislada de casi todo, donde sólo está la casa, una piscina, un bosque y un pantano). Además, son pocos personajes los que construyen la historia. Y pasan buena parte del tiempo en silencio. La complejidad de estos personajes está en lo que no dicen, en el subsuelo de su existencia. Es el narrador quien mueve los hilos (un narrado anticipatorio, infrecuente, raro, distinto).

¿Está trabajando en algún otro proyecto literario?
Ahora mismo no. Estoy pensando. Necesito mucho tiempo para saber qué quiero contar y cómo quiero hacerlo. Y en eso estoy ahora. Una vez que tenga claro qué quiero contar (el núcleo o tema), decidiré cuál es la mejor manera de contar ese núcleo o tema. Y después, con todo eso, claro, me pondré a escribir. Siempre lo hago así. No sé si es el modo correcto, pero es como funciono yo.

¿Qué tan cierta es la inspiración, usted cree en ella?                                                     No estoy muy seguro de que exista o, al menos, no con las atribuciones que se le suele otorgar, esto es, algo más o menos mágico que aparece en el momento menos pensado. La tarea de un escritor es escribir, intentarlo, tener constancia, insistir. A veces resulta más sencillo edificar la historia y otras veces es la misma historia (o las decisiones que toma el propio autor) lo que dificulta el avance. Lo cierto es que todo está en nuestras manos y lo que se denomina “inspiración” tal vez sea una suerte de envión que nos acomete de tanto en tanto.

¿A qué escritores admira y si bien es cierto que el escritor busca su propio estilo, hay influencias literarias, cuáles considera usted que están presentes en su literatura?                                                                                                                       Admiro a muchos escritores pero no tengo una influencia marcada de ninguno de ellos. La literatura (me refiero la creación literaria) es un proceso en donde se debe disolver toda nuestra experiencia como persona. Y las lecturas son uno de esos muchos elementos que hemos incorporado como individuos y que, por supuesto, están presentes en nuestras ficciones.

Después del premio, ¿qué sigue para Subsuelo?
Para Subsuelo no lo sé (el premio Dashiell Hammett es importante para un libro porque lo coloca en un peldaño muy alto), pero para mí toca seguir trabajando. Seguir intentando cumplir con la única obligación que tiene un escritor: escribir bien.

¿Cómo se siente de haber ganado el Dashiell Hammett?
No sabía qué habían sentido los ganadores anteriores, aunque creía intuirlo. Y la verdad es que me quedé bastante corto en aquellas intuiciones. Es más de lo que pueda pensarse. El Hammett es la Palma de Oro de uno de los festivales más antiguos y prestigiosos del mundo: la Semana Negra de Gijón. Y se trata de un premio con muchas virtudes, pero una de las más notables es que carece de intereses perniciosos.