Exjefe del fútbol de Ecuador cumplirá pena por lavado de activos en cárcel

Expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol quien cumplía arresto domiciliario fue trasladado a una cárcel para completar su condena de 6 años por lavado de activos en el caso 'FIFAgate'

Expresindente de la Federación Ecuatoriana de Futbol, Luis Chiriboga.(AFP)

Expresindente de la Federación Ecuatoriana de Futbol, Luis Chiriboga. | AFP

Quito. (AFP)- El expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) Luis Chiriboga, cuyo arresto domiciliario fue suspendido, pagará su pena por lavado de activos en el caso 'FIFAgate' en una cárcel, desde donde solicitará su prelibertad al haber cumplido la mitad de su condena. "Nosotros vamos a pedir la prelibertad que le garantiza el código (penal)" bajo el cual fue juzgado, dijo este sábado a la AFP Juan Carlos Machuca, abogado de Chiriboga, un día después de que el exjefe del fútbol ecuatoriano fuera trasladado desde su domicilio en Quito a una cárcel de varones en la andina ciudad de Latacunga (centro). 

El exjefe del fútbol ecuatoriano (1998-2016) pasó tres años en arresto domiciliario por ser un anciano y mientras duraban los procesos de apelación. Al haberse dictado una sentencia en firme Chiriboga fue obligado a pagar su pena en una prisión. Debido a que ha cumplido la mitad de su condena en su domicilio, la defensa planea solicitar los beneficios que contempla la legislación ecuatoriana. "El ingeniero Chiriboga ha demostrado buena conducta, es un profesional, la justicia lo ha sentenciado por un presunto delito de lavado de activos, y a él le asiste (también) un recurso de revisión del caso", agregó Machuca. 

En primera instancia, Chiriboga fue sentenciado a 10 años de cárcel, pero tras presentar un recurso de casación en última instancia la justicia ecuatoriana le redujo la pena a seis años.

El exfuncionario también debe pagar una multa de cinco millones de dólares. Chiriboga fue juzgado junto al extesorero de la FEF Hugo Mora y al excontador de la entidad Pedro Vera por el delito de lavado de activos a través de la FEF, en el marco de una investigación que surgió a raíz del caso mundial de corrupción denominado "FIFAgate". 

Las autoridades estiman que el lavado de activos es por unos seis millones de dólares y que Chiriboga habría utilizado su condición de presidente de la FEF para ocultar los recursos ilícitos que llegaban institución, en la que se desviaron varios millones de dólares asignados por la Conmebol.