Bolsonaro suspende el horario de verano en Brasil

El gobernante alegó que los estudios técnicos demostraron que la medida no estaba teniendo los efectos esperados en cuanto a ahorro de energía y que generaba inconvenientes para varias personas

Por  EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro.(AFP)

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro. | AFP

Río de Janeiro.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, suspendió la aplicación, al menos este año, del horario de verano, por el que los habitantes de la mayoría de los estados del país son obligados a adelantar en una hora sus relojes en un intento de aprovechar la mayor luminosidad y ahorrar energía.

El gobernante alegó que los estudios técnicos demostraron que la medida no estaba teniendo los efectos esperados en cuanto a ahorro de energía y que generaba inconvenientes para varias personas.

El líder ultraderechista anticipó su decisión en un mensaje en su cuenta en Twitter poco antes de que el Ministerio de Minas y Energía la confirmara en un comunicado.

"Tras estudios técnicos que concluyen que ya no hay beneficios (del horario de verano) debido a factores como iluminación más eficiente, el aumento del consumo de energía y el cambio en los hábitos de la población, decidimos que no habrá horario de verano en la temporada 2019-2020", anunció el mandatario.

El vocero de la Presidencia, Otavio Rego Barros, aclaró posteriormente que la decisión vale inicialmente para este año pero que en los próximos años dependerá de nuevas evaluaciones.

El portavoz citó igualmente una encuesta encomendada por el Ministerio de Minas y Energía y en la que el 53 % de los entrevistados pide que no se siga aplicando el horario de verano.

El cambio de horario por lo general se imponía a partir de noviembre o diciembre, con el comienzo del verano austral, y concluía en febrero o marzo, por lo que comprendía la principal temporada turística del país y el carnaval.

La medida, adoptada por cerca de 70 países, fue instituida en Brasil por el entonces presidente Getulio Vargas en 1931.

De acuerdo con el comunicado del Ministerio de Minas y Energía, el principal objetivo del horario de verano era aprovechar la luz natural para intentar reducir el consumo de energía eléctrica en las primeras horas de la noche.

El Ministerio agregó que en Brasil por lo general era en ese horario que se registraba el mayor pico de consumo de energía debido a que la población encendía las luces casi al mismo tiempo, y que por ese motivo la medida beneficiaba a la población.

"Pero en los últimos años se registró un cambio en los hábitos de consumo de energía de la población y el pico de consumo pasó a ser en el período de la tarde, cuando el horario de verano no tiene influencia", según la nota.

El ministerio agregó que los estudios encomendados sobre el asunto concluyeron que el horario de verano ya no produce los resultados esperados, por lo que perdió su razón de ser.