No Usar

Bolsonaro visita lugares santos en Jerusalén

El ultraderechista brasileño era católico pero en 2016 fue bautizado como evangélico en el río Jordán, un recuerdo al que hizo alusión en varias ocasiones a su llegada ayer a Israel

Por  EFE

1/3
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reza en el Muro de las Lamentaciones, este lunes en Jerusalén (Israel).(EFE, EPA/AFP)

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reza en el Muro de las Lamentaciones, este lunes en Jerusalén (Israel). | EFE, EPA/AFP

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (d) y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (i), visitan el Muro de las Lamentaciones, este lunes Jerusalén (Israel).(EFE, EPA/AFP)

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (d) y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (i), visitan el Muro de las Lamentaciones, este lunes Jerusalén (Israel). | EFE, EPA/AFP

El rabino del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinovitch (i), el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (2i), y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (c), durante su visita a una sinagoga del Muro, este lunes en Jerusalén (Israel).(EFE, EPA/AFP)

El rabino del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinovitch (i), el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (2i), y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (c), durante su visita a una sinagoga del Muro, este lunes en Jerusalén (Israel). | EFE, EPA/AFP

Jerusalén.- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, visitó hoy la basílica del Santo Sepulcro, el lugar más importante para el cristianismo, y el Muro de las Lamentaciones, el sitio de culto más sagrado para el judaísmo, en la ciudad vieja de Jerusalén, en la parte ocupada de la urbe, por lo que dignatarios internacionales no suelen incluirlos en su agenda oficial.

Bolsonaro hizo una primera parada en el Santo Sepulcro, lugar significativo para él como creyente, y luego se desplazó al Muro de las Lamentaciones, a escasa distancia del templo cristiano.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (c), durante su visita a la basílica del Santo Sepulcro, este lunes en Jerusalén (Israel). EFE/ Atef Safadi

El ultraderechista brasileño era católico pero en 2016 fue bautizado como evangélico en el río Jordán, un recuerdo al que hizo alusión en varias ocasiones a su llegada ayer a Israel en un discurso plagado de referencias religiosas.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, le acompañó al Muro, el último vestigio en pie de la plataforma sobre la que se levantaba el Templo de Herodes, destruido por los romanos en el año 70 d.C y que reemplazó al templo de Salomón, que destruyeron los babilonios en el año 587 a.C.

El rabino del Muro de las Lamentaciones, Shmuel Rabinovitch (centro izq), ofrece un discurso ante la presencia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu (d), y del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (c), durante su visitan al Muro, este lunes en Jerusalén (Israel).  EFE/ Menahem Kahana ***POOL***

Los primeros ministros y titulares de Exteriores europeos no suelen visitar este recinto, ocupado desde la Guerra de los Seis Días de 1967, o lo hacen como parte de una visita privada, aunque en el caso de Bolsonaro lo incluyó como parte de su agenda oficial en Israel, lo que desató protestas palestinas.

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, también viajó recientemente a la región y se convirtió en el representante de mayor rango de su país en visitar oficialmente -y acompañado por el primer ministro- el Muro de las Lamentaciones.

Donald Trump, a quien Bolsonaro profesa una abierta admiración, al igual que Netanyahu, se convirtió en 2017 en el primer presidente estadounidense en activo en visitar el Muro de las Lamentaciones, aunque en aquel momento evitó ir acompañado de autoridades israelíes para no dañar el consenso histórico de Washington de no reconocer la ocupación por parte de Israel de la parte oriental de Jerusalén.

Meses más tarde, Trump reconoció Jerusalén como la capital de Israel, en contra del consenso internacional.

La visita de Bolsonaro coincide con la campaña electoral israelí para los comicios generales del día 9 de abril, en los que se enfrenta a la reelección Netanyahu, quien trata de resaltar su cercanía a líderes internacionales durante estos días.