Dos pilotos sobreviven a caída de avión de la Fuerza Aérea Brasileña

El Comando de la Aeronáutica informó en un comunicado que los dos pilotos de la Fuerza Aérea se eyectaron y usaron sus paracaídas tras detectar una falla técnica en la aeronave en un vuelo de entrenamiento

Por  EFE

Imagen ilustrativa / Dos pilotos sobreviven a caída de avión de la Fuerza Aérea Brasileña.(pixabay.com)

Imagen ilustrativa / Dos pilotos sobreviven a caída de avión de la Fuerza Aérea Brasileña. | pixabay.com

Río de Janeiro.- Los dos pilotos que ocupaban un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) que cayó a tierra este viernes en un descampado de la región metropolitana de la ciudad de Porto Alegre sobrevivieron al eyectarse poco antes del choque, informaron fuentes oficiales.

El caza de ataque a tierra ligero A-1B, un aparato biplaza del modelo AMX, se estrelló hacia las 16.00 hora local (19.00 GMT) en Viamao, uno de los municipios del área metropolitana de Porto Alegre, la capital del sureño estado de Río Grande do Sul.

El Comando de la Aeronáutica informó en un comunicado que los dos pilotos de la Fuerza Aérea se eyectaron y usaron sus paracaídas tras detectar una falla técnica en la aeronave en un vuelo de entrenamiento.

Antes de la maniobra los pilotos dirigieron la aeronave hacia una región despoblada de la ciudad, en donde quedó totalmente destruida por el impacto y por el incendio que se siguió al choque.

Según la nota, los pilotos se encuentran en buen estado de salud y fueron atendidos por médicos pese a que no tenían heridas aparentes.

La Fuerza Aérea informó de que envió equipos especiales de investigación al lugar para determinar las causas del accidente.

El AMX es un avión diseñado para misiones de apoyo aéreo y reconocimiento que fue construido por un consorcio italobrasileño y es utilizado por las fuerzas aéreas de los dos países.

El avión es capaz de volar a altas velocidades subsónicas y baja altitud en horario diurno y nocturno y puede aterrizar en pequeñas pistas.

Los modelos fueron construidos originalmente entre 1986 y 1999 pero continúan en servicio y con vida útil, por lo menos en Brasil, gracias a que fueron repotenciados por el fabricante brasileño Embraer entre 2013 y 2017.

La modernización amplió veinte años la vida útil de estos cazas, que, además, fueron equipados con nuevos sistemas electrónicos a bordo, armamentos, sensores y un radar multimodal (aire-suelo y aire-mar).