Fiscalía hace nueva imputación a involucrado en atentado del ELN en Bogotá

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, explicó que los cargos serán por terrorismo agravado, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y concierto para delinquir agravado 

Por  EFE

Fiscalía hace nueva imputación a involucrado en atentado del ELN en Bogotá(Fotografía archivada / AP)

Fiscalía hace nueva imputación a involucrado en atentado del ELN en Bogotá | Fotografía archivada / AP

Bogotá.- La Fiscalía colombiana imputará cuatro delitos a Wilson Arévalo Hernández, alias "Chaco", por su presunta responsabilidad en el atentado perpetrado por la guerrilla del ELN contra la Escuela de Policía de Bogotá que dejó 22 cadetes muertos, informó este lunes esa entidad.

El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, explicó que los cargos contra Arévalo serán por terrorismo agravado, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y concierto para delinquir agravado.

El pasado 17 de enero el Ejército de Liberación Nacional (ELN) atacó con una camioneta cargada con 80 kilos del explosivo pentolita la Escuela de Cadetes de la Policía General Francisco de Paula Santander en Bogotá, acción en la que también resultaron heridas 66 personas y murió el conductor del vehículo, José Aldemar Rojas Rodríguez, miembro de esa guerrilla.

Martínez añadió que la Fiscalía "tiene indicios sólidos sobre la participación de Wilson Arévalo Hernández, alias 'Chaco', en la planeación y apoyo logístico para la ejecución del atentado cometido por el frente Domingo Laín Sáenz del ELN".

Según la investigación de la Fiscalía, Arévalo "fue quien trasladó el carro utilizado en el atentado" desde Arauca, departamento fronterizo con Venezuela, hasta Bogotá, en donde fue cargado con 80 kilogramos de pentolita en un barrio en el sur de la ciudad.

Arévalo, capturado en Arauquita (Arauca) el pasado 29 de enero, llevó el campero hasta la bodega alquilada por Rojas Rodríguez, quien ingresó el carro bomba al centro de estudios policiales.

Además, la Fiscalía evidenció que Arévalo "habría mentido" en la declaración que dio a los investigadores el día del atentado cuando aseguró que le vendió el vehículo a Rojas y se lo entregó a través de un tercero y que no tuvo contacto con el comprador.

Un día después del atentado, el presidente colombiano, Iván Duque, reactivó las órdenes de captura de los negociadores del ELN en los diálogos que ese grupo mantenía con el Gobierno y pidió a Cuba que los entregue.

Ante la petición, el Gobierno cubano se remitió a los protocolos del proceso de diálogo y desde entonces el mandatario colombiano ha reiterado la importancia de que La Habana entregue a los negociadores para llevarlos a la justicia.

Los diálogos de paz con el ELN comenzaron en febrero de 2017 en Quito y en mayo del año pasado fueron trasladados a La Habana, donde la última ronda concluyó sin resultados tangibles el 3 de agosto, cuatro días antes de la posesión de Duque. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo