Gobierno chileno ordena fundir estatua de sacerdote denunciado por abusos

El ministro de la Vivienda, Cristián Monckeberg aseguró este martes a los periodistas que "La estatua será fundida y la idea es donarla para que se aproveche de buena manera"

Por  EFE

El parque con el nombre del fallecido sacerdote fue inaugurado en 2015 como parte del legado Bicentenario y su objetivo fue formar un brazo de aguas calmas a partir del río Mapocho.(De Carless molina - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0.)

El parque con el nombre del fallecido sacerdote fue inaugurado en 2015 como parte del legado Bicentenario y su objetivo fue formar un brazo de aguas calmas a partir del río Mapocho. | De Carless molina - Trabajo propio, CC BY-SA 4.0.

Santiago de Chile.- El Gobierno de Chile ordenó este martes fundir la estatua de un fallecido sacerdote jesuita tras las denuncias de abuso sexual que se conocieron a mediados de enero pasado en contra de Renato Poblete, quien fue capellán del Hogar de Cristo, una fundación de beneficencia fundada en 1944.

"La estatua será fundida y la idea es donarla para que se aproveche de buena manera", aseguró este martes a los periodistas el ministro de la Vivienda, Cristián Monckeberg.

Asimismo, durante esta jornada, el Ministerio de la Vivienda (Minvu) cambió el nombre del Parque Fluvial Renato Poblete, conocido popularmente como el 'Mapocho navegable', situado en la comuna santiaguina de Quinta Normal, por el de Parque de la Familia.

El parque con el nombre del fallecido sacerdote fue inaugurado en 2015 como parte del legado Bicentenario y su objetivo fue formar un brazo de aguas calmas a partir del río Mapocho, que permite realizar actividades náuticas con embarcaciones menores sin motor, como kayaks, botes a remo y veleros pequeños.

"Estos lugares deben ser de encuentro y no de división. En el último tiempo estaba provocando división producto de las denuncias que se habían conocido y ya las víctimas estaban siendo afectadas", enfatizó Monckeberg.

El pasado 17 de enero, los jesuitas chilenos informaron que recibieron una denuncia de abusos sexuales cometidos por el sacerdote Renato Poblete, un emblemático capellán que se destacó por su ayuda a los más desfavorecidos y que falleció en 2010.

La Compañía de Jesús indicó en la oportunidad mediante un comunicado que la denunciante es una mujer que acusó a Poblete de cometer "situaciones abusivas de carácter grave en el ámbito sexual, de poder y conciencia" entre 1985 y 1993.

Según su testimonio, cuando empezaron los abusos la presunta víctima tenía 19 o 20 años.

"Esta decisión se toma como Gobierno y nos toca a nosotros como Minvu ejecutarlas. Hay un respeto importante a las víctimas, a las personas que lo han pasado mal, víctimas de todo tipo de abusos", sostuvo el ministro Monckeberg.

Explicó que esta decisión se conversó con los jesuitas, congregación a la que pertenecía Poblete, que compartieron la idea en todo momento.

El ministro indicó que con el retiro de la estatua, la placa y el cambio de nombre del Parque Renato Poblete finalizó una discusión que comenzó en enero tras la denuncia sexual en contra del fallecido sacerdote jesuita.

La Fiscalía chilena confirmó el pasado 22 de marzo que los investigados por casos de abusos sexuales en la Iglesia católica chilena aumentaron a 219.

De acuerdo a un catastro de esa entidad sobre delitos sexuales contra niños, niñas, adolescentes y adultos, cometidos por clérigos y laicos relacionados con la Iglesia católica, en la actualidad existen 158 casos vigentes y 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad al momento de cometerse los hechos.

En Chile, la Iglesia católica atraviesa una grave crisis por casos de abusos sexuales que han salpicado incluso a varios obispos.