No Usar

Gobierno de Nicaragua acudirá el martes a diálogo tras impase con oposición

La delegación del Gobierno de Nicaragua acudirá el martes a la duodécima ronda de conversaciones con la oposición en busca de una salida a la crisis 

Por  EFE

Desde la izquierda, el presidente nacional de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), Luis Andino; el diputado sandinista Wilfredo Navarro; el canciller de Nicaragua Denis Moncada; el diputado sandinista Edwin Castro; el presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua magistrado Francisco Rosales y el diputado sandinista José Figueroa participan durante una conferencia de prensa este lunes, en Managua (Nicaragua).(EFE, EFE)

Desde la izquierda, el presidente nacional de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), Luis Andino; el diputado sandinista Wilfredo Navarro; el canciller de Nicaragua Denis Moncada; el diputado sandinista Edwin Castro; el presidente de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua magistrado Francisco Rosales y el diputado sandinista José Figueroa participan durante una conferencia de prensa este lunes, en Managua (Nicaragua). | EFE, EFE

Managua.- La delegación del Gobierno de Nicaragua acudirá el martes a la duodécima ronda de conversaciones con la oposición, en busca de una salida a la crisis que estalló hace casi un año, luego de que este lunes las partes se levantaran de la mesa tras recriminaciones mutuas.

"Nosotros vamos a estar aquí manteniendo la voluntad permanente de diálogo", dijo el jefe del grupo parlamentario sandinista y uno de los negociadores del Ejecutivo en el diálogo, Edwin Castro, desde la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en el sur de Managua, donde se desarrollan las negociaciones.

Durante la ronda de este lunes, las partes se levantaron de la mesa tras recriminaciones mutuas sobre los incidentes ocurridos el sábado pasado en el marco de una movilización opositora que fue impedida por la Policía.

Los opositores al presidente Daniel Ortega intentaban manifestarse ese día en Managua para pedir la liberación de cientos de "presos políticos", aunque las fuerzas policiales habían prohibido la protesta porque, según alegaron, constituían "la continuidad de provocaciones y crímenes terroristas y golpistas, que sembraron en Nicaragua luto".

La delegación del Gobierno tildó de "inconcebible, contradictoria e insólita" la actitud de miembros de la Alianza Cívica que el sábado pasado "formaron parte de una provocación y alteración del orden público y de la seguridad de las familias nicaragüenses".

La vicepresidenta y primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo, dijo este lunes que el Gobierno está "en el empeño, en la responsabilidad, en la sincera preocupación, el sincero compromiso, de consensuar lo mejor para Nicaragua".

Por su lado, la Alianza Cívica condenó "enérgicamente la violenta represión ejercida el sábado por parte del régimen Ortega Murillo, en contra de ciudadanos y ciudadanas que de forma pacífica ejercían su derecho constitucional a manifestarse públicamente".

También reconoció que "hasta el día de hoy el diálogo nacional no ha producido los resultados que legítimamente espera la gran mayoría de nuestros conciudadanos".

"Su frustración es la nuestra. La entendemos y la compartimos plenamente", dijo en rueda de prensa el jefe negociador de la Alianza, Carlos Tünnermann.

El político y abogado José Pallais, unos de los negociadores de la alianza, explicó que el diálogo continúa en un impase que inició el viernes pasado, cuando el Ejecutivo excarceló a 50 "presos políticos", cantidad considerada insuficiente por la oposición.

"Creemos que es importante generar confianza y credibilidad en el diálogo", instó Pallais, quien pidió al Gobierno demostrar voluntad política, y a los testigos y acompañantes "facilitar la construcción de un ambiente propicio para el diálogo".

Los testigos y acompañantes de las negociaciones son el nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, y el delegado de la secretaría general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Ángel Rosadilla.

Nicaragua vive una grave crisis que ha dejado 325 muertos en 11 meses, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que Ortega solamente reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.