Noticias

Hospitalizan a estudiante que estuvo detenida por protestar contra Ortega

Según su padre, el tiempo que permaneció en la cárcel de mujeres La Esperanza "le dejaron serias secuelas psicológicas, por lo que está siendo tratada de emergencia en ese centro hospitalario"

Por  EFE

La estudiante Elsa Valle(Archivo en medios de noticias)

La estudiante Elsa Valle | Archivo en medios de noticias

Managua.- La estudiante Elsa Valle fue hospitalizada producto de "las torturas que sufrió" mientras estuvo encarcelada por protestar contra el Gobierno que preside el sandinista Daniel Ortega en Nicaragua, denunció este lunes su padre, Carlos Valle.

"Mi querida princesa fue hospitalizada anoche en el hospital Bautista (en Managua) y tratada de emergencia, producto de las torturas que sufrió" en la cárcel, afirmó su padre, quien también guardó prisión y fue excarcelado en el marco de las negociaciones que mantiene el Gobierno con una alianza opositora con la que buscan superar la crisis que estalló hace casi un año.

El 5 de octubre, Elsa Valle denunció que fue obligada a abortar mientras estuvo prisionera durante cinco meses tras participar en una protesta contra el Gobierno.

Valle había sido acusada por la Fiscalía, junto a otros cinco jóvenes que permanecieron atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), en Managua, por el delito de terrorismo, uso ilegal de armas de fuego, robos, tenencia y uso de armas restringidas, y porte de sustancias y artefactos explosivos.

Según su padre, el tiempo que permaneció en la cárcel de mujeres La Esperanza "le dejaron serias secuelas psicológicas, por lo que está siendo tratada de emergencia en ese centro hospitalario".

Nicaragua está inmersa en la peor crisis social desde que el sandinista Daniel Ortega regresara al poder en enero de 2007 y que trajo como consecuencia las protestas callejeras que estallaron el 18 de abril de 2018 por una impopular reforma del seguro social, que luego se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.

Esta situación ha causado 325 muertos y cientos de presos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aunque algunos organismos humanitarios locales elevan a 561 las víctimas mortales, además de actos violentos y ataques también a los obispos del país.

El Ejecutivo de Daniel Ortega, que lleva doce años en el poder de forma consecutiva y veintitrés incluyendo cuando encabezó el primer régimen sandinista (1979-1990), solo reconoce 199 víctimas mortales y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Desde el 27 de febrero pasado el Gobierno y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia participan en una mesa de negociaciones para buscar una solución a esta situación de violencia.