No Usar

Justicia chilena decide investigar a cura por presunto abuso en la catedral

La investigación se llevará a cabo durante los próximos cinco meses, tiempo durante el que el imputado estará sometido a las medidas cautelares de arraigo nacional y arresto domiciliario nocturno 

Por  EFE

Justicia chilena decide investigar a cura por presunto abuso en la catedral(Archivo)

Justicia chilena decide investigar a cura por presunto abuso en la catedral | Archivo

Santiago de Chile.- La Justicia chilena dispuso este viernes que se investigue al sacerdote Tito Rivera como presunto autor de un delito de abuso sexual supuestamente cometido en la catedral de Santiago en el año 2015, informaron a Efe fuentes judiciales.

La investigación se llevará a cabo durante los próximos cinco meses, tiempo durante el que el imputado estará sometido a las medidas cautelares de arraigo nacional y arresto domiciliario nocturno de las 22.00 a las 06.00 horas, según determinó el 13° Juzgado de Garantía de Santiago.

La resolución llega después de que el fiscal regional de O'Higgins, Emiliano Arias, quien tiene a su cargo las investigaciones por delitos sexuales cometidos al interior de la iglesia católica chilena, solicitara a la Justicia imputar formalmente a Rivera.

El cura será investigado por presuntamente haber abusado de un hombre, identificado como Daniel Rojas, en un dormitorio de la catedral de Santiago, el principal templo católico del país, en el año 2015.

El caso fue desvelado en los medios de comunicación hace algunas semanas por el propio afectado, quien acusó a Rivera de abuso y violación y de encubrimiento al arzobispo de la capital chilena, el cardenal Ricardo Ezatti.

Rojas, según su versión, llegó a la catedral a pedir ayuda para comprar unos medicamentos para su hija y fue atendido por Rivera, exrector de la iglesia de las Agustinas, quien le ofreció un vaso de agua que al parecer contenía una droga, lo llevó en seguida a un dormitorio del segundo piso y lo violó.

La investigación que este viernes formalizó la Justicia contra Rivera contempla sólo el delito de abuso sexual.

Rojas aseguró también que denunció el caso y que el arzobispo Ezatti, tras confesarlo, le entrego 30.000 pesos (unos 45 dólares) y le aconsejó rezar por su violador.

No obstante, la denuncia fue acogida por la justicia canónica y de ella supo la Fiscalía en una incautación de documentos llevada a cabo a mediados del año pasado, en la que aparecieron otros casos de violaciones cometidas por Rivera en contra de menores de edad.

En la actualidad, Rivera cumple una suspensión por 14 años del ministerio sacerdotal debido a esos casos.

La Fiscalía Nacional de Chile investiga a 219 religiosos chilenos en 158 casos de abusos sexuales contra 241 víctimas, de las cuales 123 eran menores de edad al momento de los hechos.